Jueves 05 de octubre del 2017

Otro funcionario feliz porque los temblores apagaron el escándalo en que se encontraba

Si el político ajonjolí de todos los moles, Ricardo Monreal Ávila anda feliz a partir de lo ocurrido con los recientes temblores, aparece otro que anda todavía más feliz… Se trata del secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, porque antes de los sismos estaba en el ojo del huracán por el socavón que se registró en la carretera de entrada a Cuernavaca… Incluso, las presiones en todos los frentes del Congreso federal arreciaban para que el presidente Enrique Peña Nieto lo destituyera y permitir que las investigaciones sobre esa multimillonaria obra se realizaran con transparencia… ¡Ah!, pero ocurrieron los temblores del pasado septiembre de este 2017 y el escándalo se apagó en los frentes políticos… No se confíe, señor secretario…