Viernes 16 de junio del 2017

COLUMNA DEL SENADO: Dolores Padierna Luna

*Urge cambio en el modelo económico en México

México tiene urgencia de un cambio en el modelo económico, político y de seguridad de nuestro país; toda vez que México enfrenta el estancamiento económico, la crisis social que no cede y con una amenaza exterior latente, ante la cual nuestras autoridades no saben cómo reaccionar.

Para que México pueda salir de la grave crisis de seguridad en la que nos encontramos, necesitamos una más efectiva estrategia de combate al crimen, que se diseñe una estrategia de seguridad más humana y no sólo de seguridad pública; que cambie la lógica económica para el bienestar de la gente y que el desarrollo nacional tenga como base el mejoramiento real de las condiciones de vida de todas y todos.

Por ello tomamos la palabra a los líderes del Movimiento Nacional por la Esperanza, para exigir al gobierno mexicano que tenga una posición más dura y clara para defender a las y los mexicanos en Estados Unidos ante los ataques de Donald Trump.

Desde la tribuna del Senado hemos denunciado una y otra vez, incluso, en la comparecencia del canciller, la actitud de sumisión del gobierno mexicano ante el vecino del norte y, en general, la dinámica de la relación bilateral donde nosotros ponemos los muertos y ellos las armas; donde nosotros ponemos la mano de obra barata y ellos los deportados; donde nosotros expresamos notas diplomáticas, mientras que ellos publican leyes discriminatorias y agresivas contra nuestras connacionales.

Otro tema donde hemos levantado la voz, es en la renegociación del Tratado de Libre Comercio, pues la renegociación debe ser para buscar mejorar la relación bilateral y trilateral en beneficio de México y no como piensan nuestras autoridades para ceder más terreno económico y de control a nuestros vecinos del Norte.

Sin embargo, los negociadores mexicanos se caracterizan por su entreguismo, por lo que nos preocupa que la renegociación salga peor de cómo estamos ahora. No es paranoia, y tenemos un ejemplo reciente: el Secretario de Economía aceptó disminuir 30% la exportación de azúcar refinada, complaciendo así a los intereses comerciales que sólo quieren que se exporte el azúcar cruda, de modo que luego importemos azúcar refinada, más cara por su valor agregado.

Tenemos que advertir sobre la grave situación por la que atravesamos y que ha hundido al país en la peor crisis institucional y de seguridad pública en la historia reciente.

La escalada de precios se ha acelerado. La inflación ya alcanzó un 6.6%, un nivel récord, superior al que se alcanzó durante la crisis de 2008. Y el gobierno tuvo gran parte de la responsabilidad, como con el gasolinazo derivado de la reforma energética que nosotros combatimos y que se impulsó en complicidad con el PAN y con los gobernadores emanados del PRI, del PAN y los partidos de las derechas.

Por ello insistimos que es urgente el cambio de modelo, un cambio político, económico y social; un cambio en el modelo económico, de seguridad, de justicia, en el modelo de desarrollo, en el modelo de inversión; en suma, es necesario un cambio de fondo y de país para que México pueda salir de la grave crisis en la que nos encontramos.

No aceptamos cambios tramposos que otros imponen, donde se reemplazan unos para poner a otros, pero para el pueblo todo sigue igual o peor. No aspiramos a una mera sopa de letras que abulte resultados, sino al impulso de un proyecto nuevo, un modelo alternativo que entierre para siempre esta fábrica de pobres que representa el modelo neoliberal con una violencia imparable que mantiene a grandes franjas de la sociedad en constante sufrimiento.

Más artículos

La sequía aumentará severamente
Promover 911 como número único de emergencias
Toneladas de plástico se van a los océanos