Viernes 25 de agosto del 2017

COLUMNA DEL SENADO: Fernando Enrique Mayans Canabal

*Gracias por los aplausos desnutridos de este Congreso

Es un honor para mí que el día de hoy nos acompañe, aquí arriba, en las gradas, el hombre más valiente de México, según el Washington Post, y según Mexico´s Bravest Man, el hombre más valiente de México, del neoyorquino Charlie Minn, donde se narra parte de la vida, mayormente, durante su paso por la policía, obvio, hablo del Teniente Coronel Julián Leyzaola, Diplomado del Estado Mayor Presidencial.

Quien fue Secretario de Seguridad de Tijuana, donde tuvo el valor de encarcelar a los narcos y disminuir en el 80 % la inseguridad de Tijuana.

Posteriormente fue Secretario de Seguridad de Ciudad Juárez, donde acabó con los feminicidios.

Ha sido un hombre que ha puesto su pecho por la patria, es un hombre que ha recibido 7 atentados, el último con más de 27 balazos en su cuerpo y que hoy nos acompaña aquí en las gradas, el Teniente Coronel Julián Leyzaola. Muchas gracias por acompañarnos Teniente Coronel, y les pido a mis compañeros un aplauso.

Ustedes se preguntarán cuántos héroes caídos han muerto en la lucha contra la delincuencia organizada, con la inseguridad, la verdad es que son muchos miles en las últimas dos décadas, sin embargo, hablar de número es un error, porque cada caído tiene nombre y apellido, no hay que hablar de una estadística para personas, deben tener nombre y apellido.

Por eso hoy vengo con satisfacción a esta tribuna, a presentar un proyecto de decreto para rendir un homenaje a nuestras fuerzas armadas y cuerpos policiales en sus diferentes niveles.

Se ha dicho que nuestro Ejército mexicano, Fuerza Aérea y Armada de México poseen características que hacen necesarias e indispensable su participación en las operaciones para reducir la violencia y garantizar la paz social, particularmente en las regiones en las que la violencia no cede.

Debido a su constante entrenamiento, disciplina e inteligencia, logística, espíritu de cuerpo, movilidad y capacidad de respuestas y de fuego, representan un auténtico pilar para hacer frente no sólo a grupos delictivos organizados, sino también para auxiliar decididamente en circunstancias graves de desastre natural. Hemos sido testigos de esta valiente actividad.

De este modo se ha reconocido que el Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, al igual que la Armada de México, cumplen con el propósito de coadyuvar al mantenimiento de la seguridad interior para mantener nuestro orden constitucional, para cumplir con ese objetivo, las fuerzas armadas realizan operaciones para reducir la violencia, coordinando esfuerzos de manera conjunta entre dependencias.

De erradicación intensiva en las áreas de mayor cultivo de enervantes, intercepción para inhibir el tráfico de armas, drogas y personas y para incrementar la seguridad de las instalaciones estratégicas nacionales.

Como que hay mucho cuchi, cuchi otra vez aquí.

Lamento que, un café allí en Tepito, así me recordaron aquí en el Congreso.

Estamos hablando de algo que honra a la patria y que debería ser muy serio y aquí todo el mundo en el cuchi, cuchi.

Para incrementar la seguridad de las instalaciones estratégicas nacionales.

Conforme al IV Informe de Gobierno, las fuerzas armadas de septiembre de 2015 al mes de agosto del 2016, realizaron actividades de patrullamiento con un promedio mensual de 128 mil 954 efectivos y 183 mil 713 patrullajes, 181 mil 396 fueron terrestres y 2 mil 309 aéreos.

Por su parte, la Secretaría de Marina, Semar, en combinación con la Secretaría de la Defensa, la Sedena, la Policía Federal, la Procuraduría General de la República y los gobiernos estatales y municipales de diversos estados de la república, ejecutaron operaciones en favor de la seguridad interior, con una participación promedio mensual de 602 elementos.

Relevante la participación de nuestras fuerzas armadas en materia del Plan DN-III que, para cumplir con las funciones básicas de respuesta del Sistema Nacional de Protección Civil en los casos de desastre natural.

De esta manera, el Ejército y la Fuerza Aérea Mexicanas, participaron con motivo de las afectaciones provocadas por las fuertes lluvias en estados como Baja California Sur, Chiapas, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Oaxaca, Quintana Roo, Tabasco y Veracruz.

Desafortunadamente, como resultado de las tareas que desarrollen, han perdido la vida en el cumplimiento de su deber, no sólo elementos de las fuerzas armadas, sino también de los cuerpos policiacos, de la esfera federal y local.

De acuerdo al informe entregado a solicitud de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, en julio del 2011, se dio a conocer que en el sexenio de Calderón, 2 mil 886 policías habían sido asesinados, de los cuales mil 296 equivalen al 45 % eran municipales, 963, el 33% eran agentes estatales y el 22%, o sea, 627 eran soldados, marinos, policías ministeriales federales, custodios federales, policías aduanales, agentes de los centros de Inteligencia y Seguridad Nacional, Cisen, y de la unidad especializada fiscal y aduanera.

Conforme a las estadísticas del personal militar y civiles, agresores fallecidos y heridos con motivo de las agresiones a personal militar, elaborado por la Sedena y el oficio 946/17, de la unidad de transparencia de la Semar, los saldos concretos para soldados y marinos es de 285 efectivos muertos y mil 538 heridos, desde diciembre del 2006 hasta mayo del 2017.

Se señala también que los combates han ocurrido prácticamente en las 32 entidades federativas de la república, aunque marcadamente Chihuahua, Tamaulipas, Nuevo León, Sinaloa, Durango, Michoacán y Jalisco.

Además de que las tropas de las tres fuerzas armadas mexicanas cuentan 4 mil 276 enfrentamientos armados en un período de 10 años.

Por su parte, el documento, campaña permanente contra el narcotráfico y la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos de la Sedena, señala que en el período de diciembre del 2006 al 1º del 2017, han fallecido 518 militares con motivo de dicha campaña.

Con la iniciativa que presento, se propone hacer un pleno reconocimiento, un verdadero homenaje y conmemoración a quienes, siendo parte de las fuerzas armadas y de las instituciones policiacas, estando en servicio ofrendan su vida en un acto heroico, con gran valor y amor a la patria, anteponiendo su fidelidad a la sociedad y el cumplimiento de su deber.

Es esta importante labor que desarrollan nuestras fuerzas armadas con operación conjunta con la policía federal y otras instituciones de seguridad y justicia, no deben de dejarse de ser reconocida.

Es necesario y justo conmemorar a esos héroes que han caído con lealtad en el cumplimiento de su misión.

En memoria y en honor a ellos propongo que mediante decreto del Congreso de la Unión se declare el día 3 de septiembre de cada año, como el Día de los Caídos en Servicio.

Que la conmemoración del Día de los Caídos en Servicio se desarrolle en ceremonia solemne, en la que se rinda honores a la Bandera, se entone el Himno Nacional, se realice una guardia de honor y un toque de silencio y se concluya con una salva y desfile de honor.

En dicha fecha, la Bandera Nacional deberá izarse a media asta en escuelas, edificios y plazas públicas, así como en embajadas y consulados de México.

Finalmente, las Secretarías de Defensa Nacional, Marina y la Policía Federal, deberán establecer los mecanismos de coordinación para erigir el Muro de Honor y Lealtad, en el que se inscriban los nombres de los caídos en servicio, de cada uno, con nombre y apellido; así como para establecer el Registro Único Oficial de los mismos, a efecto de garantizar a sus deudos el acceso oportuno y efectivo a las medidas correspondientes de ayuda, asistencia, atención y reparación integral del daño, previsto en la Ley.

Pido a la Presidencia de la Mesa Directiva inserte en el Diario de los Debates la versión íntegra de mi iniciativa.

Que a todos estos héroes anónimos, que no lo sepulte el olvido y los tape el silencio.

Ojalá apoyen esta iniciativa porque sería un honor defender la patria, como nosotros aquí en el Congreso deberíamos de estarla defendiendo.

Muchas gracias por su atención y agradezco los aplausos desnutridos de este Congreso.

Más artículos

Sagarpa debe informar sobre la calidad del arroz
Colaboración integral para enfrentar la trata de personas
Pruebas de que sí me infectaron mi celular