Lunes 26 de junio del 2017

COLUMNA DEL SENADO: Pilar Ortega Martínez

*Evitar deserciones en educación media y superior

Con el propósito de fomentar que las personas que abandonaron sus estudios a nivel medio o superior tengan facilidades para concluirlos en sus centros de trabajo, propongo la creación de aulas virtuales y la aprobación de incentivos fiscales dirigidos a las empresas que generen convenios con instituciones educativas.

En México miles de personas no concluyen sus estudios por diversos factores, entre ellos el económico, por cuestiones escolares o razones personales, como son los embarazos tempranos.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) nuestro país tiene una de las proporciones más bajas de estudiantes de 15 a 19 de años de edad, matriculados en el Sistema Educativo Nacional con 56.6 por ciento, en comparación con los demás integrantes este organismo, cuyo promedio es de 84.3 por ciento.

Además, México cuenta con una media de escolaridad de nueve años, “esto es cinco años por debajo del promedio de los países de la OCDE.

Datos del informe 2017 “La educación obligatoria en México”, del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), revelan el incremento de la deserción a nivel medio superior, la cual se presenta fundamentalmente en el primer año.

A nivel superior el fenómeno no disminuye, toda vez que de acuerdo con la OCDE, México comparte con Turquía el primer lugar en abandono de estudios a nivel universitario. Asimismo, sólo el 38% de los jóvenes que cursan una licenciatura o ingeniería logran graduarse.

Con el objetivo de abatir este rezago, la legisladora manifestó que es necesario generar estrategias que potencien las habilidades de quienes por diversas circunstancias han abandonado sus estudios de educación media superior y superior y se han incorporado a la vida laboral.

De igual forma, es fundamental diseñar nuevas formas de cooperación que tengan en cuenta los modelos y estrategias que ayuden a transformar de forma rápida la situación educativa, social y económica de los jóvenes de México.

Por ello es imperioso implementar modelos educativos innovadores y flexibles, los cuales consisten en crear plataformas virtuales de aprendizaje apoyadas en tecnologías avanzadas de la información y comunicación, a fin de potenciar la cobertura e incremento de la oferta educativa con redes de colaboración empresarial, académica y gubernamental.

La educación es un derecho humano fundamental que hace posible mejorar las condiciones sociales, económicas y culturales de un país y está demostrado que el incremento de la escolaridad de la población se asocia con el mejoramiento de la productividad, la movilidad social, la reducción de la pobreza, la construcción de la ciudadanía y de la identidad y, en definitiva, con el fortalecimiento de la cohesión social.

Mi iniciativa propone adicionar un capítulo XII a la Ley del Impuesto sobre la Renta para brindar estímulos fiscales a las empresas que generen convenios con instituciones educativas de nivel medio y superior para implementar en sus instalaciones Centros de Acceso Educativo.

La reforma destaca que el estímulo fiscal será el equivalente al 25 por ciento del salario efectivamente pagado a los trabajadores que acudan a los Centros de Acceso Educativo y, en el caso de las madres solteras, de 30 por ciento de su salario.

Más artículos

Exhorto a la dirección general del IMSS
La SEP debe ampliar becas para educación media
Urge legislar para combatir los ciber-delitos