Lunes 15 de mayo del 2017

COLUMNA DEL SENADO: Raúl Morón Orozco

*El ex líder de las autodefensas debe ser exonerado

Saludamos la libertad concedida al doctor José Manuel Mireles, sin embargo, consideramos injusto que el proceso en su contra continúe por lo que reiteró el llamado a que se revise a profundidad y se le exonere definitivamente de todos los cargos.

Desde el principio la detención del ex líder de las autodefensas de Tepalcatepec, Michoacán, fue injusta por lo que desde el Senado de la República manera reiterada se exigió su libertad ya que el motivo su levantamiento en armas fueron las condiciones tan complicadas que vivía el estado y para defender a sus familias, su patrimonio y su territorio.

Mireles fue víctima de la injusticia y persecución del actual Gobierno federal contra genuinas expresiones de hartazgo ante las condiciones de inseguridad en Michoacán, consecuencia también de la intervención del entonces Comisionado Federal para Michoacán, Alfredo Castillo Cervantes.

Alfredo Castillo utilizó a las autodefensas, quienes en un principio habían apoyado a las autoridades para ubicar a los cabecillas e integrantes del crimen organizado, para después los traicionarlas a pesar de que contaban con un genuino respaldo de las comunidades de muchos lugares de Michoacán.

Fue utilizado, tanto el doctor Mireles como las autodefensas, por el comisionado Castillo, que por cierto dejó en una situación muy difícil al estado de Michoacán, pero ellos fueron utilizados, ellos actuaron de buena fe ayudándole al Gobierno federal señalando a los delincuentes del crimen organizado en Michoacán.

El pago del Gobierno federal fue la cárcel para el doctor Mireles y para un número importante de autodefensas, y ahora que lo han dejado en libertad, lo hacen bajo fianza para que el proceso continúe.

Nos parece que han cometido una gran injusticia con el doctor Mireles, por eso nos alegramos mucho de su libertad y claro que pedimos mucho que esta acción particular en donde fue aprehendido el doctor Mireles pueda ser revisada con mucha profundidad porque a nosotros nos parece que se violaron sus derechos humanos, sus derechos constitucionales y creo que esto no puede permanecer impune.

No menguará en la exigencia de que se le haga justicia al doctor José Manuel Mireles y los otros autodefensas, ya que se ha demostrado que los cargos que se le imputan son falsos y que el mismo Gobierno federal actúo con un doble discurso, reconociendo la legitimidad de la lucha de las autodefensas pero al mismo tiempo encarcelándolos.

Además, es hora de que el Gobierno federal admita que México vive una profunda fractura en todos los órdenes de su estructura social, económica y política, una resquebrajadura que se registra en los miles de muertos y desaparecidos de los últimos años, y también en una deshumanización inédita en el uso de la violencia.

Más artículos

Acoger personas migrantes y desplazados internos
Peña Nieto debe publicar reformas a ley de aviación
No se logra erradicar el acoso escolar