Lunes 21 de agosto del 2017

COLUMNA DEL SENADO: Angélica de la Peña Gómez

*Adopción como alternativa de derecho a la vida

La adopción es una alternativa para garantizar el derecho a vivir en familia de niñas y niños, la cual debe ser abordada de manera puntual por el Poder Legislativo desde el enfoque del libre desarrollo de la personalidad y del principio del interés superior de la niñez.

La agenda legislativa debe colocar como uno de los asuntos más importantes resolver la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran miles de niñas y niños que no tienen la protección ni los cuidados de madres y padres, sea porque son huérfanos, o porque simplemente no importan en la circunstancia parental.

Hay toda una gama de situaciones que llevan a que las niñas y a los niños estén sin cuidados parentales y que, por lo tanto, la adopción debe ser una herramienta institucional de los gobiernos para dar esa protección en función del interés superior de la niñez.

Desde las Naciones Unidas se definió que niñas y niños sin cuidado parental deben estar el menor tiempo posible, y como último recurso, institucionalizados, por lo que debe trabajarse en proporcionales alternativas de adopción y, sobre todo, en un marco de transición, que puedan ser atendidos en hogares sustitutos.

En ese sentido, se requiere actualizar los datos de cuántas niñas y niños son huérfanos; ¿cuántos se encuentran en situación de abandono?, porque la última encuesta es de 2010 están en situación de abandono?, ¿cuántas niñas y niños se encuentran en los centros de atención? Porque la última encuesta es de 2010.

Esta es una preocupación terrible porque ya no queremos más ‘Casitas del Sur’, ‘Casas de la Gran Familia de Rosa Verduzco’, ya no queremos ‘Ciudades de los Niños’ como la de Salamanca y otras partes, ya no queremos regresar a ver otra vez lo que vimos en Cancún, o en Chalco.

La Cámara de Diputados tiene un papel relevante para etiquetar los recursos necesarios para atender debidamente este problema gravísimo que es no saber dónde están esos niños sin cuidado parental, o por situación de abandono, porque están huérfanos, o porque andan en la calle, o porque están en esos centros de asistencia privada, incluso algunos gubernamentales, de los que tampoco se sabe cómo están trabajando ni qué están haciendo en función del interés de la niñez.

El Senado de la República debe continuar debatiendo y construyendo jurídicamente la adopción como una alternativa viable para garantizar el proyecto de vida que todas las niñas y niños tienen derecho desde que nacen; debemos garantizar que tengan toda la protección principalmente de sus familias, pero cuando no está esa responsabilidad en las familias, como dice la ley, al Estado le corresponde hacerlo desde sus distintas instituciones.

Más artículos

Sagarpa debe informar sobre la calidad del arroz
Colaboración integral para enfrentar la trata de personas
Pruebas de que sí me infectaron mi celular