Miércoles 16 de agosto del 2017

COLUMNA DEL SENADO: Luis Sánchez Jiménez

*Juan Rulfo orgullo nacional

La obra artística del escritor Juan Rulfo difundida en todo el mundo ha sido, es y será un orgullo para los mexicanos.

Con Juan Rulfo, desde fines de la década de los años 30, los destellos fluyen, flash, flash, flash, se repiten hasta superar las seis mil imágenes que cincelan desde una mirada profunda, a cuatro por cuatro y seis por seis, la realidad cultural y social de los mexicanos con fabulosa naturalidad realista y encantadora, sobretodo de la primera mitad del siglo XX.

En el centenario de Juan Rulfo por todas partes hoy compartimos los ecos y murmullos de un Llano en Llamas que se puede mirar, anunciando el aterrizaje de setenta piezas de un caótico y misterioso rompecabezas, enmarañado en la incertidumbre del acontecer y los tiempos, donde la piedra se derrumba en ese terreno yermo y caliente.

Como mexicanas y mexicanos podemos decir gracias a Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo Vizcaíno por su prolífica obra artística narrativa e imagen.

Las obras de La Escondida (1955), El despojo (1960), Paloma Herida (1962), En este Pueblo no hay ladrones (1964), La fórmula secreta (1964), El Gallo de Oro en ese mismo año, después denominada El Imperio de la Fortuna (1985).

Así como los “polémicos” filmes inspirados en su obra literaria: Talpa (1955), El Rincón de las Vírgenes (1972), ¿No oyes ladrar a los perros? (1974), Tras el horizonte (1984), Diles que no me maten (1985), Los confines (1987), Un Pedazo de noche (1995), Paso del Norte (2002) y Zona Cero (2003).

Más artículos

Sagarpa debe informar sobre la calidad del arroz
Colaboración integral para enfrentar la trata de personas
Pruebas de que sí me infectaron mi celular