Miércoles 21 de febrero del 2018

COLUMNA DEL SENADO: Francisco Búrquez Valenzuela

*Urge Ley de Libre Comercio en México

Es necesario empujar una iniciativa para crear la Ley de Libre Comercio e Inversión Extranjera, con el objetivo de detonar el crecimiento y desarrollo económico de nuestro país, mediante el libre comercio y el fomento a la inversión extranjera.

Mi propuesta busca dar acceso a un mercado más diverso de bienes y servicios a los emprendedores y consumidores mexicanos, porque es necesario garantizar el libre comercio y la inversión extranjera, para que los mexicanos, como consumidores y emprendedores, sean los protagonistas de su desarrollo.

El propósito fundamental es incentivar a las empresas para que inviertan en México y, con ello, detonar la creación de más empleos y mejor remunerados y de este modo México se podría convertir en una gran plataforma exportadora global, cuyo crecimiento no esté limitado por el mercado interno.

La iniciativa consta de dos pilares fundamentales: Suprimir todos los aranceles y cualquier otra restricción al libre comercio que hoy impone el gobierno, salvo que sean indispensables para preservar el medio ambiente, los bienes de valor histórico, la salud y la seguridad nacional; liberar y atraer la inversión extranjera garantizando certeza jurídica frente a arbitrariedades.

En ese sentido, propondrá también abrogar la Ley de Comercio Exterior, la Ley de Inversión Extranjera y la Ley de los Impuestos Generales de Exportación e Importación.

Se plantea un cambio radical a la legislación en la materia, ya que se eliminaría la extensa sobre-regulación del comercio y, en general, de toda la actividad económica que está prevista en estas leyes y regulaciones complejas son caldo de cultivo para el establecimiento de excepciones y “tratos de favor” que son aprovechados por aquellos con más recursos.

Por ello las reglas deben ser sencillas y claras para que los ciudadanos puedan conocerlas, monitorearlas y poder cumplirlas con bajo costo y sin excepciones. Defender el libre comercio es defender la dignidad de la persona. Son las personas quienes hacen el comercio, no el gobierno.