Miércoles 28 de febrero del 2018

COLUMNA DEL SENADO: Sandra Luz García Guajardo

*Autoridades deben de promover el uso del libro digital

Las autoridades culturales deben de promover el uso del libro y en especial el libro digital, que puede ser la respuesta a la problemática sobre la ausencia de librerías físicas en ciertas poblaciones de nuestro país, e igualmente promueve la lectura por ser más barato.

Las ventajas del libro digital son diversas, y van desde la parte ambiental, ya que se dejan de talar árboles, hasta la parte económica, al ser más baratos por generarse costos de envío.

Igualmente destaca, que nunca se encontrará agotado y que siempre se contará con un respaldo.

Sin embargo, si bien se cuenta con numerosos beneficios, también se encuentran desventajas, y una de ellas es que son objeto de mayor piratería.

Es decir, es común encontrar en la Web muchos sitios en donde es posible descarga un libro digital pirata.

Los delitos en materia de derechos de autor en libros, es un aspecto que afecta fuertemente a las librerías y en general a toda la cadena de producción de los libros, ya que de conformidad con datos de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, se imprimen 10 millones de libros piratas al año.

Un dato a recabar es que, de 2007 a 2015, la Procuraduría General de la República aseguró 366 mil 664 libros; y la Policía Federal, 51 mil libros, por lo que podemos afirmar que de los 10 millones de libros piratas que se imprimen al año, únicamente 100 mil son asegurados por la autoridad federal.

Otro dato a tener en cuenta es que se arroja la encuesta para la medición de la piratería en México realizada apenas hace unos meses por el ITAM, a solicitud de la Asociación Civil, Coalición por el Acceso Legal a la Cultura, que señala que 41.9 millones de mexicanos consumieron algún tipo de piratería durante el último año y de esos casi 42 millones de mexicanos, fueron nueve millones quienes consumieron algún libro pirata en 2016.

Igualmente, señala que los consumidores de libros pirata físicos equivalen al 44 % de los consumidores de libros físicos.

Asimismo, los consumidores de libros piratas digitales equivalen al 48 % de los consumidores de libros digitales. Es decir, casi la mitad de las personas que consumen libros son piratas.

Lo preocupante es que los consumidores gastaron en ese período mil 931 millones de pesos en libros pirata.

El colmo de la piratería digital es que sitios web legalmente establecidos como Mercado Libre, son utilizados para la venta de libros digitales piratas.

Lo anterior se demuestra en que en dicha plataforma hay más de 125 mil libros piratas en formato PDF, con precios sumamente económicos.

Ejemplo de lo anterior, es que títulos como el de Diablo, Guardián, Premio Alfaguara 2013, escrito por el autor mexicano Javier Velasco, se encuentra en seis pesos.

Igualmente pueden encontrarse a la venta total de 85 libros del escritor Stephen King por 25 pesos.

Si bien es cierto, con el actual marco legal se pueden iniciar de oficio la investigación e imponer sanciones en contra de quien resulte responsable por la comercialización de libros digitales piratas.

Es necesario adecuar el Código Penal Federal para perseguir con mayor eficacia las operaciones vía internet, toda vez que el libro tiene un carácter social distinto a la mayoría de productos susceptibles de ser pirateados.

Se propone aumentar en una mitad la sanción en el caso de que se comercialicen libros que violen las normas del Derecho de Autor.

Lo anterior, ya que, si bien es inaceptable cualquier tipo de falsificación, es más cuando se tratan de libros.

Por último, quiero mencionar que en el orden del día de esta sesión, vía punto de acuerdo, solicito que la Procuraduría General de la República inicie las acciones necesarias, a efecto de investigar y, en su caso, sanciona al sitio Web mercado libre.com.mx o quien resulte responsable por la comercialización de libros digitales comúnmente conocidos como piratas y violar así el Código Penal Federal, en lo relativo a delitos en materia de Derechos de Autor.