Viernes 19 de enero del 2018

COLUMNA DEL SENADO: Jorge Aréchiga Ávila

*Urge que la SCT refuerce vigilancia en aeropuertos

Uno de los pilares para el desarrollo económico de un país, es su infraestructura en comunicaciones y transportes, y el caso de México no es excepción.

Las actividades aeroportuarias se han incrementado gracias al auge comercial, tanto nacional como internacional, así como al gran atractivo turístico que representa México.

Tan solo en los últimos 15 años, el flujo de personas se duplicó, llegando a contabilizarse 100 millones de pasajeros en 61 aeropuertos del país, sin contar al personal laboral o visitante.

Esto hace que el compromiso de los prestadores de servicios sea mayor, para lograr que los usuarios cuenten con la atención y la calidad que requieren, de acuerdo con las normas internacionales.

En este sentido, quiero destacar la reforma promovida por el PRI y Partido Verde a la Ley de Aviación Civil.

Mediante esta reforma, logramos el fortalecimiento de los derechos de los pasajeros, obligando a los concesionarios a proporcionar un servicio de calidad y hasta cubrir indemnizaciones en caso de irregularidades.

Esta reforma obedeció a la gran cantidad de quejas que existían por parte de los pasajeros en los aeropuertos, en perjuicio de la calidad de los servicios y, en última instancia, la competitividad de nuestro país y el turismo mexicano.

Quiero recalcar que los servicios aéreos, son indispensables para el crecimiento de la economía nacional.

Éstos constituyen nuestra carta de presentación ante muchos extranjeros que vienen a nuestro país con fines turísticos y de negocios, así como de mexicanos que buscan coadyuvar en el desarrollo nacional.

De esta forma, resulta fundamental hacer que los servicios aeroportuarios sean proporcionados con los más altos estándares de calidad.

Por ello no podemos darnos el lujo de que los servicios en los aeropuertos sean deficientes, pues no sólo se pierde a un turista, sino que de ello dependen miles de inversiones, empleos y, en última instancia, los ingresos de muchas familias mexicanas.

Sabemos que los servicios aeroportuarios son concesionados por la Secretaria de Comunicaciones y Transportes para elevar los niveles de seguridad, y mejorar su calidad, acceso y eficiencia.

Como firmante del Convenio sobre Aviación Civil Internacional, México se ha comprometido a garantizar una aviación civil segura, eficiente, económicamente sostenible y ambientalmente responsable.

Sin embargo, a pesar de las reglas que rigen las concesiones, la Ley de Aviación Civil y los lineamientos internacionales que exigen a los concesionarios un servicio de calidad, se siguen registrando segmentos en los que los servicios son prestados con deficiencias.

Las quejas por demoras, pérdida de maletas y la inseguridad dentro de los aeropuertos siguen estando presentes, en perjuicio de la tranquilidad y la preferencia de los usuarios, tanto mexicanos como extranjeros.

A finales del año pasado, la Presidencia de la República tuvo que desmentir en repetidas ocasiones, las justificaciones de los pilotos de aerolíneas comerciales, quienes indicaban a sus pasajeros que el retraso de vuelos a su cargo se debía a operaciones del avión presidencial.

La Procuraduría Federal del Consumidor cuenta con módulos de atención en los propios aeropuertos, en los que se busca brindar mayor certidumbre a los ciudadanos que utilizan los servicios de las aerolíneas.

Sin embargo, es necesario realizar verificaciones periódicas del correcto servicio de los prestadores de servicios de la industria aeronáutica, y no sólo esperar el ingreso de quejas de los usuarios, pues no olvidemos que muchos de ellos no cuentan con el tiempo necesario para su presentación.

Por lo anterior, este punto de acuerdo busca que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes refuerce sus acciones de vigilancia, a fin de garantizar el cumplimiento de la normatividad aplicable y brindar un servicio eficiente y de calidad a los usuarios de servicios aeroportuarios.