Martes 23 de enero del 2018

COLUMNA DEL SENADO: Graciela Ortiz González

*El cambio climático podría aumentar el hambre

El desafío más grande que enfrenta la comunidad internacional es el desarrollo sostenible, que sea capaz de conciliar la necesidad de crecimiento económico y bienestar material para todos, con el respeto al entorno y la armonía con el medio ambiente.

La propia Conferencia de Parlamentarios de Asia-Pacífico ha reconocido que el cambio climático podría incrementar el hambre y la desnutrición hasta en 20 por ciento para 2050, y lo peor es que sus efectos podrían disminuir la producción agrícola.

Para hacer frente a estos retos, es necesario implementar de manera exitosa los objetivos de Agenda 2030, y ello será posible mediante la interacción entre gobiernos, organismos internacionales, sociedad civil, sector privado y la academia.

En este objetivo, los parlamentarios del mundo tenemos una tarea central a partir de la posición de los Poderes Legislativos en las democracias del mundo.

Somos intermediarios entre nuestras sociedades y el ejercicio de gobierno para establecer políticas públicas que atiendan este reto y somos también los responsables de concretar las grandes iniciativas de ley de la comunidad internacional en políticas públicas que reconozcan nuestras realidades nacionales.