Miércoles 18 de abril del 2018

COLUMNA DEL SENADO: Jorge Aréchiga Ávila

*Legislación contra el robo de hidrocarburos

Hace un par de años, fue incorporada al sistema jurídico mexicano una legislación de vanguardia, que tuvo como finalidad combatir una de las conductas que no sólo generan un gran daño patrimonial a PEMEX, sino que lo despoja de uno de los bienes que es propiedad a todos los mexicanos: el robo de hidrocarburos.

La Ley para Prevenir y Sancionar los Delitos en Materia de Hidrocarburos, tuvo como objetivo fundamental expedir una legislación especializada, para fortalecer el combate a estos delitos.

Desafortunadamente, debemos reconocer que este importante esfuerzo legislativo ha sido insuficiente para reducir el llamado “huachicoleo”, cuya incidencia y grado de sofisticación ha adquirido niveles propios del crimen organizado, con estructuras, equipo y procedimientos que requieren ser atendidos con toda la fuerza del Estado.

Por ello, el dictamen que se somete a nuestra consideración busca incorporar mecanismos novedosos, sustentados no sólo en el Derecho Penal, sino también en una estricta supervisión y controles fiscales y administrativos.

Medidas que podrían parecer sencillas, como el establecimiento de controles volumétricos, la utilización de programas informáticos homogéneos, o la plena identificación y el control de las gasolinas que se comercializan en todo el país, necesitan modificaciones legales, institucionales y logísticas complejas, que son planteadas en esta minuta que hoy nos ocupa.

Sin duda alguna, estos controles requerirán inversiones importantes por parte de todos los actores involucrados en la cadena de producción y comercialización de hidrocarburos, desde autoridades del sector energético y hacendario, hasta los puntos de venta.

Sin embargo, estos gastos valdrán la pena, si se toma en consideración que, tan sólo durante el año pasado, PEMEX reportó pérdidas por 30 mil millones de pesos, derivadas del “huachicoleo”.