Viernes 06 de octubre del 2017

COLUMNA DEL SENADO: Dolores Padierna Luna

*México y Canadá deben hacer equipo en renegociación de TLCAN

El ser el país que menos perdería ante la terminación del TLCAN nos debería dar una fortaleza en la negociación que no se ha visto reflejada en nuestros negociadores.

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte ha beneficiado a Canadá y a Estados Unidos mucho más que a México, pero entre ellos dos, el tratado resulta mucho más importante para Canadá, que ha incurrido en el mismo error que México: una dependencia de exportaciones al mercado americano.

Aproximadamente el 75% de las exportaciones canadienses van a Estados Unidos y el 65% de las importaciones vienen de Estados Unidos. El 20% del PIB canadiense se deriva de exportaciones a Estados Unidos. Canadá exporta más bienes al Estado de Michigan, que a toda la Unión Europea.

Recordemos que Estados Unidos, por el contrario, tiene una economía autosuficiente; terminación del tratado le pegaría a ciertos sectores en Estados Unidos como el agrícola, que tiene altos niveles de exportación tanto hacia Canadá como a México, pero no pondría en mayores riesgos a la economía norteamericana. En el caso de Canadá, los daños serían mucho mayores.

El ser el país que menos perdería ante la terminación del TLCAN nos debería dar una fortaleza en la negociación que no se ha visto reflejada en nuestros negociadores. Somos nosotros, no Trump los que deberíamos estar advirtiendo con salirnos del tratado, si se nos imponen términos inaceptables y/o no se nos permite cierto proteccionismo en industrias específicas para movernos a manufacturas de mayor valor agregado. Lejos de esto, nuestros negociadores siguen ofreciendo mayor integración, sin obtener nade a cambio.

Lo mejor que podría pasarnos en esta negociación del TLCAN, es que no pase nada. Entre menos cambie, mejor. Es, también, lo que más le conviene a Canadá.

Canadá ha iniciado un fuerte esfuerzo de cabildeo con los representantes de los Estados Unidos y las industrias norteamericanas que más afectadas se verían ante la terminación del TLCAN. El objeto es que estos representantes hagan presión ante la Casa Blanca para no patear el avispero.

México debería estar haciendo lo mismo, pero no tenemos noticias al respecto. Deberíamos estar haciendo equipo con Canadá para que si en algo cambia el tratado, sea para ayudar al país más rezagado a formar un bloque más igualitario.