Jueves 16 de noviembre del 2017

COLUMNA DEL SENADO: Sylvia Martínez Elizondo

*Más facultades para el IFT

Presenté una iniciativa en la tribuna del Senado de la República para exigir que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) tenga las facultades para verificar el contenido de los programas transmitidos por radio y televisión, y que estos se apeguen a los principios de igualdad y no discriminación.

La iniciativa también busca reincorporar el sentido original de la reforma a la Ley en la materia, publicada el 11 de junio de 2013 en el Diario Oficial de la Federación, que generaron un cambio normativo altamente significativo en la regulación de los derechos fundamentales de libertad de expresión y derecho a la información y, de igual manera, transformaron los parámetros regulatorios en materia de competencia económica; y que después se diluyó en la legislación secundaria.

El paso importante en los derechos de las audiencias será que corrijamos el camino trazado en la legislación secundaria, que permitió que el Ejecutivo Federal mantenga cierta intervención en una atribución que corresponde originariamente al Instituto, pues no corresponde a la Secretaría de Gobernación supervisar los contenidos audiovisuales que se transmiten a través de los servicios de radiodifusión. Ahora se los estaremos otorgando al IFT como fue, insisto, el espíritu de la reforma constitucional.

Exigimos un IFT autónomo que pueda verificar el ejercicio de los concesionarios de la radio y la televisión para que los contenidos respeten los derechos humanos bajo principios de igualdad y no discriminación. Además, deben respetar el interés superior de la niñez, el derecho a la protección de la salud y a una alimentación nutritiva y de calidad; y sobre todo, el derecho a tener información plural y oportuna.

Hacemos un llamado a los legisladores para entender lo que implica defender los derechos fundamentales de la ciudadanía y tener altura de miras para legislar con responsabilidad, pues se trata de una lucha de todos los ciudadanos, de todos los hombres y mujeres de México, contra un sistema que degrada la vida pública, que empobrece y debilita a México, que está en la raíz de todos los males que pesan sobre la Patria.