Lunes 11 de diciembre del 2017

COLUMNA DEL SENADO: Armando Ríos Piter

*México tiene que hacerle caso a la ONU

La Ley de Seguridad Interior tiene excesos que hay que quitar y se debe invertir para profesionalizar los cuerpos policiacos.

Además, es urgente defender y proteger los derechos humanos y garantizar que haya policías que cubran el hueco que han tenido que ocupar las fuerzas armadas, porque no había nadie más.

Se debe escuchar lo que ha planteado la Organización de Naciones Unidas –y que ha enviado inclusive cartas al Senado- de que no debe de ser aceptada como viene la Ley de Seguridad Interior.

Se tienen que garantizar inversiones para mejorar los cuerpos policíacos. Hoy el principal problema que tenemos en materia de seguridad interior es el poder civil; no hay policías y hay políticos que están coludidos con los criminales y si no atajamos este problema no va a haber ley que nos garantice seguridad.

Se requiere un marco regulatorio para la presencia de las fuerzas armadas, pero la Ley de Seguridad Interior, así como está, no debe de ser aprobada.

No se puede tener una política de seguridad que sea de parches o de coyunturas, requerimos seguridad de fondo, requerimos paz de fondo, que se combata la violencia, y requerimos de todos los instrumentos que tenemos a partir del Estado para enfrentarlas. No hay policías en muchos lugares, y hoy los únicos que están brindando seguridad, son las fuerzas armadas.