Jueves 8 de junio del 2017

Enfermedades hematológicas

Tucunduva et al. British Journal of Hematology (2015), 169, 103-110

“Trasplante de Sangre del Cordón Umbilical combinada con médula ósea entre hermanos con HLA idéntico para niños con enfermedades malignas y no malignas”

Un estudio retrospectivo de 156 niños que entre 1992 y 2011 recibieron un trasplante combinado de Sangre del Cordón Umbilical (SCU) y médula ósea evalúa los beneficios de un trasplante combinado.

El trasplante fue realizado para reconstitución hematopoyética después de recibir un régimen mieloablativo (91%) como tratamiento para enfermedades hematológicas no malignas (78%) y malignas. Las razones que se reportaron para haber realizado un trasplante combinado fueron que el número Total de Células Nucleadas (TNC, por sus siglas en inglés) no era suficiente para realizar el trasplante, anemia aplásica refractaria a la supresión inmune, preferencia de un hospital de utilizar médula ósea, el paciente tenia enfermedad residual mínima y en un caso el donador tenía 4 meses de edad y la sangre del cordón umbilical de este donador permitió que se la extrajera una menor cantidad de médula para el trasplante.

A pesar de que los donadores de médula, entre 0.3 y 14.3 años, no presentaron efectos adversos se reportó que 36% necesitó una o más transfusiones de sangre después de la extracción de la médula ósea.

La incidencia de injerto fue de 96% en un rango de entre 11 a 105 días (mediana 17 días) después del trasplante, en el caso de enfermedades malignas la incidencia de injerto fue del 100%. La probabilidad de desarrollar Enfermedad Injerto Contra Huésped (EICH) agudo grado II-IV fue de 19±3% al día 100. La probabilidad de presentar EICH crónica extensiva a los 4 años fue de 10±3%.

A los 4 años la Mortalidad Asociada a Trasplante fue de 3±2% y la Supervivencia General de 90±3%. Es comúnmente aceptado que la SCU de un hermano con HLA idéntico reduce el riesgo de desarrollar EICH. Este estudio encontró que el uso combinado de SCU y médula ósea está asociado con alta probabilidad de injerto y recuperación de neutrófilos con baja mortalidad.

De igual manera reportan que la probabilidad de desarrollar EICH es baja y significativamente menor a la probabilidad que se observa en trasplante médula ósea de hermanos con HLA idéntico que coincide con la información reportada por otro estudio realizado en 2014 (Soni, et al., 2014). Los autores concluyen que los trasplantes combinados pueden representar una opción de tratamiento para disminuir la probabilidad de desarrollar EICH y en caso de donadores muy jóvenes. Recomiendan desarrollar futuros ensayos para evaluar el efecto sobre la EICH de este tipo de trasplantes.

REFERENCIAS Soni, S., Boulad, F., Cowan, M. J., Scaradavou, A., Dhake, J., Edwards, S., & Walters, M. C. (2014). Combined umbilical cord blood and bone marrow from HLA-identical sibling donors for hematopoietic stem cell transplantation in children with hemoglobinopathies. Pediatric Blood Cancer, 1690-4

Más artículos

Piden a la UNAM a crear laboratorio de investigación para atender cáncer de mama
Constituye la diabetes un gran desafío de salud pública en México
En México aumenta la incidencia de esclerosis múltiple