Lunes 29 de mayo del 2017

En México fallecieron el año pasado 760 mujeres por causas obstétricas

En el foro “Medicina crítica en obstetricia: Estrategias de Prevención de Morbimortalidad Materna y Perinatal”, el diputado Elías Octavio Iñiguez Mejía destacó que en México fallecieron el año pasado 760 mujeres por causas obstétricas, principalmente por hemorragia, embarazo ectópico, preclamsia y eclampsia.

El presidente de la Comisión de Salud agregó que 87 de esos casos de muerte materna se presentaron en el Estado de México. Además, señaló, la causa número uno de mortalidad en los infantes es su nacimiento prematuro.

Por ello, solicitó invertir más recursos en el primer nivel de atención, para mejorar el control del embarazo, la capacitación y las condiciones de infraestructura, a fin de prevenir más muertes maternas.

Iñiguez Mejía adelantó que en coordinación con la sociedad civil y médicos, solicitará a la Secretaría de Salud informe cuántas terapias intensivas existen y cuánta gente es capacitada, y de ellas, las que son para embarazadas del país. “Lo que se pretende es cambiar las políticas públicas en terapias intensivas de cuidado y obstetricia”.

Recordó que en la Cámara de Diputados propuso crear un Registro Único de todos los pacientes, el cual “nos permitirá darnos cuenta cuántos hay de cada enfermedad, y así tener un seguimiento y saber por qué se le están invirtiendo más recursos a ciertos padecimientos, cómo se tratan y cuál es el resultado final, porque si no nos damos cuenta cómo está funcionando no podremos invertir más recursos”.

Este registro ayudará a fortalecer la estrategia de reducción de muerta materna. “No queremos que siga habiendo, pero lamentablemente siguen pasando y vemos que en muchas de las veces no es por falta de dinero, sino por la falta de capacitación y de que le llegue a la gente más alejada la información”.

La directora general adjunta de Salud Materna y Perinatal del Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva de la Secretaría de Salud, Nazarea Herrera Maldonado, expuso que estos temas no sólo deben ponerse en la agenda política y pública sino en la consciencia de cada ciudadano, pues es necesario informar a la sociedad sobre la importancia de la salud materna y perinatal.

Ratificó el compromiso del gobierno federal en este tema y consideró vital el reforzamiento continuo de la atención obstétrica para fortalecer la idea de que el embarazo es gozoso. Este foro, expuso, permitirá identificar fallas en el sistema de atención e implementar barreras de seguridad obstétrica, así como contemplar otras líneas de acción, como los servicios de partería.

Herrera Maldonado expresó que en el país fallecieron el año pasado más de 700 mujeres por causas obstétricas y a pesar de los avances, quedan lagunas para atender la transición epidemiológica, hemorragia obstétrica, preclamsia y trastornos hipertensivos, pues “las mujeres se embarazan en los extremos de la vida, ya sea en la adolescencia, con obesidad, diabetes o mayores de 35 años”.

Jaqueline Tovar Casas, presidenta de la Fundación Mexicana de Prevención y Salud Materna, destacó que las emergencias obstétricas deben ser canalizadas a tiempo, lo que implica que haya una infraestructura y cuerpo médico capacitado. “Cómo podemos pedir o creer que van a disminuir si se carece de médicos y lugares especializados para atenderlas”.

Llamó a la sociedad informarse de lo que puede desencadenar un embarazo no deseado o no cuidado dentro de los controles prenatales. “Nos interesa la salud desde la prevención, es decir, a partir de la infancia y adolescencia para que no lleguen a complicarse ni tengan una padecimiento crónico, ya que la primera causa de muerte materna son las indirectas”.

Es necesario conocer el número de terapias intensivas existentes en el país, pues no hay una plataforma que indique cuántas hay en general, obstetricia y en cuidados intensivos neonatales. Además, externó su preocupación por consolidar el Registro Nacional de Pacientes, “ya que hay muchas enfermedades crónicas que no han sido bien dirigidas y atendidas que desencadenan en la muerte”.

De la Academia Mexicana de Cirugía, Jesús Carlos Briones Garduño, coincidió en que se debe capacitar más a los médicos de primer nivel, al representar el primer contacto con las pacientes y quienes hacen un diagnóstico integral rápidamente.

No hay embarazo sin riesgo; sin embargo, la mujer joven y sana tiene menor peligro y una probabilidad baja de complicarse, mientras que una con mayor edad o una patología previa va a tener una posibilidad más alta de complicarse e, inclusive, morir.

“Eso lo tenemos que aprender a reconocer a través de programas dirigidos de enseñanza, investigación y administración que redunden en una atención especial”, afirmó.

Ilein Bolaños González, socia fundadora y directora general de Con Amor Vencerás A.C, dijo que anualmente nacen más de 150 mil niños prematuros a nivel nacional, el costo promedio de los gastos es de 25 mil pesos y algunos bebés pueden pasar el primer año de vida completo con cuidados intensivos.

En 2014, murieron más de 25 mil niños en México antes de cumplir un año y la mayoría fue por consecuencias de su nacimiento prematuro. “Estas muertes pueden ser consideradas fruto de la inequidad, ya que no todos tienen acceso a un buen nacimiento o servicios médicos de calidad, ni siquiera tienen garantizado luchar por su vida, pues actualmente no contamos con disposiciones que obliguen a su atención sin tomar en cuenta su edad gestacional o peso y esto queda a criterio de los centros de salud”.

Consideró que muchas muertes o discapacidades son prevenibles con una adecuada atención en el “minuto de oro” como se le llama a aquel que sigue al nacimiento, así como con seguimiento a largo plazo e intervención temprana. Asimismo, al abastecer de recursos materiales y humanos calificados para la atención del embarazo, nacimiento y cuidados posteriores y programas de seguimiento.

La directora general de Ciudad Salud para la Mujer Cuautitlán, Iliana Iriarte Mercado, comentó que en este lugar se han tenido aproximadamente 18 mil consultas al año y muchos han sido códigos mater.

Se pronunció por brindar una mejor atención y sensibilizar al personal “para no solamente ser la persona que trae a los bebés al mundo, sino escuchar a las personas y convencerlas que están bien atendidas”, con la intención de reducir la muerte materna.

Durante el foro también se abordaron los temas: Historia de la medicina crítica en obstetricia; Diagnóstico prenatal con el enfoque de riesgo; Impacto de un programa educativo en la reducción de la muerte materna hospitalaria; Estrategias hospitalarias en el tratamiento de las emergencias obstétricas; Futuro de la investigación en medicina crítica en obstetricia y, Tecnologías de la información, un modelo eficiente en la salud materna.

Más artículos

Cómo reducir los triglicéridos altos
Factores biológicos y ambientales influyen en la obesidad
La contaminación del aire en el valle de México es un problema de salud pública