Lunes 22 de mayo del 2017

Depresión de la mujer luego del parto puede afectar habilidad para ser madre

La diputada Martha Lorena Covarrubias Anaya promueve modificar el artículo 61 de la Ley General de Salud para que en la atención integral a la mujer embarazada, se incluyan mecanismos que prevengan y atiendan el sufrimiento físico, psicológico emocional posparto.

La legisladora federal dijo que la protección materno-infantil y la salud materna no comprenden la salud posparto, a pesar de que es indispensable para evitar padecimientos como la depresión, que puede llegar a afectar la habilidad para ser madre y el desarrollo del bebé.

Manifestó que, de acuerdo con investigadores, la depresión posparto afecta al bebé causando retrasos en el desarrollo del habla; problemas emocionales, de comportamiento y para dormir, nivel de actividad bajo, y angustia o sufrimiento. Pero ayuda si el padre o alguna otra persona llenan las necesidades emocionales del bebé mientras la madre está deprimida.

Asimismo, después del embarazo, la depresión también puede incluir tener miedo de lastimar al bebé o a sí misma, no tener interés en el niño e, inclusive, llegar al extremo del suicidio.

Este problema, que puede ocurrir en cualquier momento durante el primer año después del nacimiento del bebé, debe ser tratado por un médico.

Indicó que hay dos tratamientos comunes para la depresión: la terapia del habla con un terapista, psicólogo o trabajador social, para aprender a cambiar como la depresión la hace sentir, pensar y actuar, y el tratamiento médico, el cual puede ayudar a aliviar los síntomas de este padecimiento.

Durante el embarazo se producen diversos cambios en el cuerpo de las mujeres que, aun siendo normales, es importante vigilar, para verificar que no repercuten negativamente en su estado de salud y, por consiguiente, en el de sus futuros hijos.

En esta etapa, las mujeres atraviesan muchos cambios, los órganos que intervinieron en el embarazo y el parto volverán a las condiciones pregestacionales, mientras que la revolución hormonal del cuerpo se altera física y mentalmente, resaltó.

Comentó que entre los factores que pueden contribuir a la depresión post-parto está el sentirse cansada después de tener al bebe, no dormir adecuadamente, no tener suficiente descanso, encontrarse abrumada con un nuevo u otro bebé que cuidar y dudar de su habilidad para ser una buena madre, así como la pérdida de identidad, control, de su figura de antes del embarazo, y sentirse menos atractiva.

Agregó que la depresión posparto puede afectar la habilidad de la mujer para ser madre, es decir, que le falte energía, tenga problemas para concentrarse, sea irritable, y no pueda llenar la necesidad de amor y afecto del bebé. Como resultado, se puede sentir culpable y perder confianza en sí misma y en sus habilidades como madre, lo cual puede agravar la depresión.

Más artículos

Hombres de 15 a 35 años tienen mayor riesgo de padecer cáncer de testículo en México
Alertan de fármacos “asesinos” del corazón
Piden campañas de prevención y diagnóstico oportuno del trastorno de ansiedad