Miércoles 06 de septiembre del 2017

Unámonos para no permitir que los derechos políticos de las mujeres sean regateados en 2018

La senadora Angélica de la Peña señaló que es momento de que las mujeres, sin importar su filiación partidista, unan esfuerzos y ejerzan todos y cada uno de sus derechos políticos antes, durante y después del proceso electoral del 2018, exigiendo a las autoridades que cumplan con el mandato constitucional en materia de paridad.

En el marco del Seminario “Ruta al 2018: paridad de Género y Metodología de Bloques, la legisladora enfatizó que la unidad de las mujeres es indispensable para hacer frente a las resistencias machistas que todavía se niegan reconocer su derecho a ocupar espacios de poder y de decisión, incluso desde las instituciones responsables de garantizar contiendas electorales acorde a los preceptos constitucionales, a sus leyes secundarias e incluso Tratados internacionales.

Apuntó que si bien la Constitución ya incluye la paridad en las candidaturas al Congreso de la Unión y a los congresos locales, aún falta lograrla para el tercer orden de gobierno, ante lo cual reafirnó el compromiso de las senadoras para continuar trabajando en la reforma constitucional y de esta manera vencer los obstáculos que aún se interponen entre las mujeres y el ejercicio de sus derechos políticos.

Concretar la paridad, explicó la senadora del PRD, requiere primeramente visibilizarla a través de la oralidad, de un lenguaje no sexista, dejando a atrás la afirmación de la Real Academia Española en el sentido de que el lenguaje neutro incluye per se a las mujeres, “es ahí donde la sociedad entera debemos comenzar la deconstrucción de las estructuras machistas, de las instituciones del Estado hasta las sociales, como la familia y la religión, que han matenido excluida y marginada a las mujeres”, agregó.

Dijo que en la travesía para lograr el reconocimiento de sus derechos, en primer lugar, las mujeres mismas deben reconocerse como sujetas de derechos y, en segundo lugar, deben integrar a los hombres en esta nueva dinámica de transición hacia la equivalencia humana, de tal manera que les reconozcan como sus iguales.

“Son los hombres los que tienen que cambiar, son ellos los que ejercen la violencia en todas sus formas en contra de las mujeres; necesitamos que los hombres trabajen junto con nosotras para construir la sociedad equivalente, una sociedad de equivalencia humana”, externó la también presidenta de la Comisión de Derechos Humanos.

Más artículos

Perredistas exigen investigar a diputado federal del PRD por corrupto
Los dobles remolques provocan millonarias pérdidas al Gobierno por daños en carreteras
La protección comercial al calzado, vestido y acero mexicanos perjudica a consumidores