Miércoles 9 de agosto del 2017

Pretenden legislar para endurecer el castigo con cárcel el espionaje

Con el propósito de aumentar las sanciones para quien revele, divulgue o utilice indebidamente o en perjuicio de otro, información o imágenes obtenidas en una intervención de comunicación privada, la diputada Claudia Sánchez Juárez propuso reformar el artículo 211 Bis del Código Penal Federal.

La legisladora del PAN plantea elevar la sanción de ocho a 16 años a quien cometa dicho delito, actualmente establecido con una pena de seis a 12 años de prisión. Asimismo, prevé que en caso de ser un servidor público el que realice dichas conductas sin autorización judicial, se aumentará la sanción hasta el doble y de 500 a 800 días multa.

Al presentar la propuesta a nombre del diputado Jorge López Martín, destacó que el tema de la intervención de comunicaciones privadas requiere de ajustes en su normatividad, el cual, a pesar de estar contemplado en el artículo 252 del Código Nacional de Procedimientos Penales como un acto que requiere de autorización previa por parte del juez de control, se presentan situaciones que distorsionan el principio de legalidad y que vulneran la intimidad de las personas.

En los últimos 16 años, dijo, se han suscitado una serie de irregularidades relacionadas con la ausencia de denuncias, procesos o sentencias ante la Procuraduría General de la República (PGR), por diversos casos relacionados con la intervención de líneas telefónicas.

La diputada detalló que agravar las sanciones no erradicará que más personas abusen del cargo que se les ha encomendado, pero se contará con una sanción que de verdad impacte y se investiguen los hechos, y para que se dé la importancia que el tema requiere en el sistema penal.

La iniciativa fue turnada a la Comisión de Justicia de la Cámara de Diputados.

Más artículos

Perredistas exigen investigar a diputado federal del PRD por corrupto
Los dobles remolques provocan millonarias pérdidas al Gobierno por daños en carreteras
La protección comercial al calzado, vestido y acero mexicanos perjudica a consumidores