Miércoles 16 de agosto del 2017

No hay evidencia científica de que “cañones antigranizo” beneficien al campo

El diputado José Luis Orozco Sánchez Aldana promueve un exhorto para que las secretarias de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, y de Medio Ambiente y Recursos Naturales, realicen estudios sobre los efectos meteorológicos de los llamados “cañones antigranizo”.

Esos dispositivos son usados en la agricultura con el objetivo de prevenir la formación de tormentas de granizo que dañan las cosechas; sin embargo, el legislador plantea que ambas secretarías federales prohíban de inmediato su uso en todo el país, hasta que se conozcan los resultados de la investigación correspondiente.

En su punto de acuerdo, el diputado explicó que actualmente no hay evidencia científica concluyente para garantizar que no inhiben la lluvia en perjuicio de actividades económicas como la agricultura y la ganadería.

Son acciones que afectan a nuestros alimentos, base de la subsistencia humana, “por lo que la situación es verdaderamente crítica y perturbadora en nuestro país”, comentó.

En México, dijo, hay instituciones del más alto nivel y excelencia científica, capaces de realizar de manera profesional e imparcial un estudio detallado sobre el tema, que clarifique las opiniones, de certidumbre a todos los interesados y permita a las autoridades correspondientes asumir decisiones de manera informada.

Explicó que las lluvias intensas superan cada vez y con mayor frecuencia los récords históricos y terminan por inundar los campos de cultivo; o bien, las sequías devastan cultivos y ganado, y algunas regiones enteras siguen sin poder recuperarse de las pérdidas que éstas generaron.

En su documento, turnado a la Tercera Comisión, señaló que como resultado de lo anterior, hoy en día tenemos problemas de abastecimiento nacional de maíz, frijol, sorgo, trigo y caña de azúcar, entre otros productos, base de la alimentación de los mexicanos.

Sánchez Aldana dijo que en nuestro país, desde hace unos años, en algunas regiones las sequías parece que dejaron de ser ocasionales para convertirse en una constante, con efectos sociales y en las actividades humanas básicas, como también económicos.

Expuso que en el reporte “El Cambio Climático en México”, se concluye que entre el 2020 y el 2025, las lluvias disminuirán al grado de generar un impacto negativo en la agricultura, en específico en la de temporal y en la reducción de las zonas aptas para el cultivo.

Explicó que algunos reportes indican que como consecuencia de la sequía (la mayor en 60 años), derivada del efecto climático conocido como “El Niño”, se perdieron cosechas de maíz y frijol por un valor de 15 mil millones de pesos, es decir, poco más del 60% de las mismas.

Argumentó que se debe hacer algo al respecto, y cualquier esfuerzo por menor que parezca, reviste de una vital importancia en el ánimo de abonar esfuerzos y conjuntar acciones para revertir, en la medida de lo posible, esta situación que “estamos viviendo y que nosotros mismos creamos”.

Indicó que las autoridades tienen que realizar los estudios pertinentes y concluyentes sobre el tema, para despejar toda duda en las personas y su actividad económica afectadas por el uso de los cañones antigranizo en el país.

“Ante la gravedad del problema y en tanto no se tengan las conclusiones oficiales de los estudios, que se prohíba su uso”, recomendó.

Más artículos

Perredistas exigen investigar a diputado federal del PRD por corrupto
Los dobles remolques provocan millonarias pérdidas al Gobierno por daños en carreteras
La protección comercial al calzado, vestido y acero mexicanos perjudica a consumidores