Viernes 01 de septiembre del 2017

Mis compañeros panistas tiraron por la borda su prestigio y dejaron que el PRI nos llamara incapaces

La senadora panista Adriana Dávila Fernández acusó a cuatro de sus compañeros de partido haber tirado a la borda el prestigio que habían ganado y arremetió contra el priísta Emilio Gamboa por haber llamado a las mujeres incapaces, chiquitas y sin experiencia para dirigir al Senado de la República. “Tengo estatura y los cargos me los he ganado a pulso”, le dijo de frente y ante todos los legisladores.

Aquí sus palabras textuales: “Este Senado ha representado para mí, durante los últimos años, la mayor oportunidad que una política puede tener.

“Estar aquí en este Pleno, para mí fue y para mí es significativo, privilegiada de muchos mexicanos, en calle buscando. Fui dos veces candidata a gobernadora, diputada federal, servidora pública.

“Hoy no me voy a dirigir a nadie en especial, porque sé que aquí hay mujeres que han luchado también en sus trincheras, buscando espacios cada día en ese sentido.

“No es lo que acaba de pasar aquí lo que más me duele. Respeto, quiero a quienes han ocupado un cargo distinto al mío. No es mi posición necia o absurda de querer formar parte de esta Mesa Directiva y ser la presidenta, con un honor que se gana sólo con el honor del respaldo de mis compañeros de bancada.

“Tengo muy claro cuál es la posición que hoy se jugó acá. No fue la presidencia de la Mesa Directiva. Acá, está en juego muchas de las cosas que a veces hemos venido peleando en congruencia las mujeres.

“Lamento mucho la falta de solidaridad entre nosotras. Hablamos siempre de género, hablamos siempre de igualdad y de equidad, y no se respetó lo que el grupo parlamentario había planteado. Nadie me lo contó.

“Enfrenté al coordinador de los senadores del PRI, para preguntarle los motivos por los que nosotras, Laura y su servidora, no podíamos ser presidentas de esta Mesa Directiva.

“La respuesta, por supuesto me extrañó, porque lo pensaba más progresista. Pero no me asombró, porque evidentemente en el PRI, también, muchas mujeres tienen que agachar la cabeza para poder seguir avanzando. Y lo digo con muchísimo respeto.

“Les digo la respuesta y se las comparto: ¿Por qué nosotras no podemos ser presidentas de la Mesa Directiva? Y la respuesta fue: “Porque se necesita alguien con mayor estatura, con mayor experiencia, porque queremos a alguien que pueda dirigir en este último periodo, de mejor manera, el Senado de la República”.

“Y yo me pregunto a qué se refieren de mejor manera. Quién de aquí tiene la capacidad, o la autoridad moral para decidir quién participa o no, o calificar las capacidades de nosotras.

“La lucha y los espacios que muchas de nosotras hemos conseguido, no son por género. Yo no pedí participar en la Mesa Directiva por una cuota. Pedí participar en la Mesa Directiva porque tengo las capacidades necesarias para poder hacer mi trabajo.

“Respeto lo que el PRI haya decidido y respeto lo que mis compañeros, cinco a quienes les tengo reconocimiento por sus trayectorias, mismas que han tirado a la borda el día de hoy, porque cuando han pedido el apoyo su servidora lo ha dado siempre, de frente y viéndolos a los ojos.

“No es la Mesa Directiva lo que hoy pasó, ni tampoco lo que nos lastima. Las palabras del coordinador del PRI no me hieren a mí, no me duelen porque sé quién soy y sé de lo que puedo ser capaz y reconozco en Laura esa misma capacidad, como lo reconozco en muchas mujeres del PRI y del PRD.

“Pero la equidad y la igualdad no se consiguen demeritando las capacidades de nadie. Señor coordinador del PRI: No dude que respetaré el Senado, como he respetado siempre los acuerdos para el bien de México. No tendrá usted en mí una posición que vaya en venganza de lo que usted hoy hizo, culpando a sus propias compañeras y diciendo que ellas nos habían vetado.

“No permitiré que este tema sea un tema personal, pero de frente también se lo digo: señor, no soy pequeña, la estatura no la mido por el número de cargos o elecciones que he ganado. Mi estatura, señor, se ha medido por el trabajo que he venido desempeñando durante 23 años de carrera política.

“Y lo que me está pasando hoy a mí y a Laura, le puede pasar a cualquiera de nosotras. Hoy estoy aquí no por otro tema, he escuchado a muchas compañeras cuando estamos peinándonos o cuando platicamos, quejarse de que los varones no nos dejan participar. Yo no pido permiso a los varones, no les estoy pidiendo permiso de participar.

“Las quejas atrás son muy buenas, ¿eh? Pero decir las cosas de frente son todavía mejores. No lo culpo de lo que usted decidió, usted jugó para su partido, usted jugó para sus intereses. Y tiene razón, que el resto de sus compañeros lo acompañaran; ¿que no es lo mejor para México?

“No, no es lo mejor para México. Pero no por las personas, señor, sino por lo que aquí va a suceder; están cuidando la elección del 18, como se la pasaron cuidando durante los cinco años la política electoral y no la política pública.

“Las consecuencias en calle, señor, se van a ver. Cada uno de nosotros será juzgado por la historia; cada uno de nosotros recibirá y se pondrá en el lugar que le corresponde en la historia. Usted es un hombre que durante mucho tiempo, señor, ha estado en el Congreso; tiene usted una gran mano izquierda, sabe usted cómo jugar al bueno y en la Cámara saben cómo jugar al malo.

“Lo lamento por México, lo lamento por las mujeres que hemos decidido participar, lo lamento por todas aquellas que pedimos, peleamos espacios; pero que dejamos que nos avasallen.

“A mí no me derrotó esto. Estar aquí no era mi proyecto de vida, mi proyecto de vida es poder seguir haciendo lo que es mejor en congruencia con mis principios y mis valores.

“Hoy no ganamos ni Laura ni yo la Presidencia de este Senado de la República; ¿pero sabe lo que ganamos? La dignidad y el respeto que ustedes han perdido durante muchos años”.

Más artículos

Perredistas exigen investigar a diputado federal del PRD por corrupto
Los dobles remolques provocan millonarias pérdidas al Gobierno por daños en carreteras
La protección comercial al calzado, vestido y acero mexicanos perjudica a consumidores