Miércoles 2 de agosto del 2017

Denuncian que el Programa de Fomento a la Agricultura otorga préstamos a fallecidos

No hay control en el otorgamiento y seguimiento de apoyos asignados al Programa de Fomento a la Agricultura, principalmente en el componente de PROAGRO Productivo, pues en 2016 se realizaron pagos por 4, 637.3 miles de pesos a personas fallecidas antes de la fecha en que se autorizaron.

Así lo denunció el diputado federal Alejandro Rivera Castillejos, al señalar que de acuerdo con el resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2016, que presentó la Auditoría Superior de la Federación (ASF) el pasado 29 de mayo de 2017, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) autorizó pagos a 174 servidores públicos sin demostrar ninguna intervención en actividades vinculadas al PROAGRO.

El legislador, secretario de la Comisión de Hacienda y Crédito Público, destacó que se realizaron pagos en exceso que ascendieron a 47,424 miles de pesos, debido a que se autorizaron incentivos por superficies superiores o en estratos distintos de los que correspondían, “situaciones que contravienen la normativa aplicable a este componente”.

Aseguró que el reporte de la ASF, cuyo objetivo consistió en fiscalizar la gestión financiera para verificar que los recursos asignados al PROAGRO Productivo se ejercieran conforme a los montos aprobados, reportó que en su base de datos se encontraron 25 mil 64 beneficiarios que no acreditaron la vinculación del incentivo por 79, 498 miles de pesos.

Por lo anterior, el legislador impulsa un punto de acuerdo turnado a la Tercera Comisión de la Permanente para exhortar al titular de la Sagarpa, José Calzada Rovirosa, aclare el destino otorgado a los recursos asignados al Programa de Fomento a la Agricultura, principalmente en el Componente de PROAGRO Productivo.

Es necesario conocer realmente cuál fue el destino de los recursos otorgados a dicho Programa, por lo que está solicitando que Sagarpa lleve a cabo un ejercicio abierto de transparencia y rendición de cuentas.

El PROAGRO Productivo, conocido como PROCAMPO, surgió en 1993 como apoyo compensatorio del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que trajo desventajas competitivas para productores nacionales por subsidios otorgados a sus contrapartes en los países socios; dicho apoyo consistió en el pago por hectárea o fracción de la superficie sembrada en cualquiera de los cultivos elegibles.

A partir de entonces, la Sagarpa encaminó sus esfuerzos para garantizar la igualdad de oportunidades y el incremento de la productividad del país, por lo que en su estructura programática para 2014 incluyó el “PROCAMPO Productivo” en el Programa de Fomento a la Agricultura, y formalizó su transición al “PROAGRO Productivo”.

La diferencia esencial que radica entre ambos, explicó Rivera Castillejos, consiste en que en PROAGRO los incentivos deben vincularse con el mejoramiento de la productividad agrícola.

Lo anterior significa que los beneficiarios están obligados a manifestar y acreditar en los Centros de Apoyo al Desarrollo Rural (Cader) el destino de los incentivos recibidos en aspectos técnicos, productivos, organizacionales y de inversión, de acuerdo con el estrato del productor y las condiciones regionales.

Más artículos

Perredistas exigen investigar a diputado federal del PRD por corrupto
Los dobles remolques provocan millonarias pérdidas al Gobierno por daños en carreteras
La protección comercial al calzado, vestido y acero mexicanos perjudica a consumidores