Jueves 22 de febrero del 2018

Triste historia de periodista mexicano que sufre dramático abandono patronal

Trabajó como periodista gráfico y llegó a ser jefe del departamento. Fue fotógrafo de la familia y siempre con el mismo sueldo que tenía asignado en la empresa. Cumplió con lealtad, discreción y empeño, pero nada se le reconoció y fue criminalmente despedido con una patada en el trasero.

Indignado, molesto, pero sobre todo desesperado, el periodista acudió a la Junta Local de Conciliación y Arbitraje de la Ciudad de México a presentar su demanda, pero una deficiente defensa lo dejó en el desamparo al perder el juicio laboral, lo que a la postre le desencadenó enfermedades de angustia que lo llevaron a sufrir embolia.

Ahora, el reportero gráfico, víctima de esa incapacidad, tiene que vender chicles en un tianguis y cuando no vende lo suficiente para subsistir, de plano pide limosna.

El asunto está radicado en la Junta Especial Cinco de la Local de Conciliación y Arbitraje, con el expediente 465/2008. El reportero gráfico fue abandonado por su familia y está en riesgo de sufrir la pérdida de una modesta propiedad que le dejó su señora madre.

Es un asunto que llegó a nuestros sabuesos informativos, quienes tienen la misión de investigar a fondo todo lo acontecido y lo daremos a conocer en detalle, pues se trata de una injusticia que merece difundirla, sobre todo por tratarse de un trabajador de los medios de difusión, esos que en sus páginas denuncian todo lo ilegal que otros cometen, cuando en la realidad son parte de lo malo que arrastra esta sociedad sometida por la desinformación e ignorancia del pueblo.