Lunes 26 de febrero del 2018

Tremendo repaso con tono de reproche les puso senadora panista a sus colegas morenistas

Molestos porque la mesa directiva del Senado de la República quitó de la presidencia de la Comisión de Relaciones Exteriores a la senadora Gabriela Cuevas Barrón, legisladores de MoReNa intentaron regresarla a la posición sin lograrlo y lo único que ganaron fue tremendo repaso de su colega Mariana Gómez del Campo Gurza. Aquí sus palabras textuales pronunciadas desde la tribuna parlamentaria el martes pasado:

“¡Vaya, Vaya!

Sorprendida por el discurso de los compañeros de Morena.

Ustedes recordarán cuando deja Alejandro Encinas, el senador, a quien respeto mucho, la Presidencia de la Comisión para cedérsela al senador Benjamín Robles Montoya.

¿A caso alguno de ellos cuestionó el tema en este Senado de la República?

¿Los escuchamos aquí, en la máxima tribuna, hablar de la partidocracia o de la meritocracia?

¿Por qué solamente cuando les acomoda el discurso vienen aquí, se rasgan las vestiduras para hacernos sentir que todos los demás estamos incumpliendo con nuestra Constitución y con la Ley Orgánica?

Artículo 70 de la Constitución: “Toda resolución del Congreso tendrá el carácter de ley o decreto.

”Las leyes o decretos se comunicarán al Ejecutivo.

”La ley ―y voy a este párrafo― determinará las formas y procedimientos para la agrupación de los diputados según su afiliación de partido, a efecto de garantizar la libre expresión de las corrientes ideológicas representadas en la Cámara de Diputados”.

¿Qué parte no entendimos?

Yo les pediría que si quieren cambiar las reglas del juego, hagamos una reforma constitucional pero no vengamos aquí a engañar al pueblo, a los ciudadanos.

Artículo 71 de nuestra Ley Orgánica: “Los grupos parlamentarios son las formas de organización que podrán adoptar los senadores con igual afiliación de partido, para realizar tareas específicas en el Senado y coadyuvar al mejor desarrollo del proceso legislativo; además, deberán contribuir a orientar y estimular la formación de criterios comunes en las deliberaciones en que participen sus integrantes”.

Modifiquemos también entonces la Ley Orgánica, pero no tratemos aquí de venir a vender espejitos.

Yo sí les pediría, compañeras y compañeros, que seamos serios con el tema de las comisiones. Si queremos cambiar las reglas del juego, estamos en todo nuestro derecho de cambiar las reglas del juego.

Curiosamente, las queremos cambiar cuando nos están afectando nuestros intereses personales. Así pasa, ésa es la triste realidad.

Hoy, las comisiones en este Senado de la República privilegian los equilibrios, la representación parlamentaria de cada fuerza política, así lo determinaron los ciudadanos con sus votos.

No vengan aquí a pedirnos que violentemos la Ley Orgánica, ni hablemos en este momento de partidocracia o de meritocracia. Hagamos lo que nos marca la ley. No seamos nosotros mismos los que violemos la ley por decisiones personales o coyunturas políticas que cada quien debe asumir en este Senado de la República.

Las coyunturas políticas, las decisiones personales tienen consecuencias. ¿O qué, creyeron que las cosas así son nada más porque sí? Pues hay consecuencias: si yo tomo una decisión política pues hay consecuencias. Si no estamos conformes con ello, presentemos las iniciativas de ley y las reformas constitucionales que sean convenientes.

A mí también me encantaría, en este momento que se está dando este debate, que hablemos de la figura de los senadores independientes, que discutamos aquí la figura de los senadores independientes.

Es más rentable ser senador independiente que de grupo parlamentario por dos sencillas razones: por un lado, no asumen responsabilidad política, qué cómodo; Y, por otro lado, por los recursos que reciben”.