Martes 27 de febrero del 2018

Se lo advertimos al gobierno, nadie nos escuchó y ahora ahí están las consecuencias

Desde el año 2011 la UNAM y la CNDH advertimos al gobierno lo que estaba ocurriendo en la máxima casa de estudios y en casi todo el país, pero no nos escucharon y ahora ahí están las consecuencias, afirmó el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez, al hacer una declaración de auténtico reproche por las condiciones de violencia en que se encuentra México. Por la importancia de sus palabras, aquí la entrevista textual:

Pregunta: Como bien lo dice en su discurso: deuda pendiente ¿no?, garantizar la seguridad.

Respuesta: Es una deuda pendiente totalmente, es una asignatura; lo advertimos desde 2011, en el primer foro, ustedes conocen el documento: seguridad y justicia en democracia, era una propuesta y ahí, de haber seguido como guía, tal vez tendríamos otro escenario, hoy la realidad, nuevamente se impone: tenemos mucha violencia, inseguridad, corrupción e impunidad y una desigualdad lacerante, porque genera pobreza.

Pregunta: ¿Faltó voluntad política para que este documento… se tomara?

Respuesta: Sí, déjenme decirles: ustedes recordarán que el entonces rector fue con todos los actores políticos y presentó el documento tanto en las Cámaras como al Ejecutivo, como los gobernadores y, bueno, pues lamentablemente pocas cosas se tomaron de ahí, pero, bueno, hay que retomar el rumbo; esta conferencia internacional, organizada por la UNAM y la CNDH busca nuevamente dar aportes a la construcción de esa política que requiere el país: una política donde prevalezca la prevención sobre la reacción.

Pregunta: ¿De qué forma le van a hacer llegar las conclusiones a cada candidato?, se van a reunir con ellos, ¿cómo va a ser?

Respuesta: Bueno, la dinámica la platicaremos entre la Universidad y la CNDH, lo importante es que esta conferencia tenga resultados con propuestas concretas, que se procesen con un grupo de trabajo para poderlas presentar a los diferentes actores políticos, entre ellos, quien aspire a ser candidato o candidata a la presidencia de la República.

Pregunta: Parece que están peleándose por fines personales, los candidatos, y no aterrizan ninguna propuesta.

Respuesta: Hemos reiterado y hemos invitado y lo dije durante la presentación de mi informe ante la Comisión Permanente, que hacíamos un llamado para dejar las diatribas, para dejar descalificaciones, para centrarnos en programas e ideas de gobierno, en donde el tema fundamental que tiene que evaluar la ciudadanía que va a dar su voto, tiene que ser con quién se compromete con el respeto a los derechos humanos, quién se compromete con una seguridad ciudadana, quién se compromete a atajar los problemas de desigualdad y pobreza, quién se compromete a algo fundamental: que se aplique la ley sin distingos, sin discrecionalidades, que se aplique por igual para todos.

Creo que retomar el Estado de Derecho, Democrático de Derecho, porque democrático quiere decir precisamente que se respetarán los derechos humanos, debe ser el eje de actuación de todo actor en la función pública.

Pregunta: Desde su punto de vista ante esta inseguridad, que parece ser que se están ocultando en esta época electoral, ¿necesitaría un llamado extra el Gobierno Federal y no sé, atender y de alguna forma y más los estados en donde se están registrando, inclusive, la muerte de candidatos?

Respuesta: Déjeme decirle, yo reprobé hace poco en Guadalajara, me referí a ello, con los congresos locales, tuve una reunión, llamando la atención sobre lo que estaba pasando con actores políticos que estaban privándolos de la vida.

Y que también el Estado tiene que preocuparse de aquellos, de aquellas personas y de los servidores públicos que están perdiendo la vida. Por eso es que vuelvo a hacer el exhorto, no solamente es el Gobierno Federal, los Gobiernos locales tienen gran responsabilidad en el tema de seguridad. Hace 11 años, desde hace 11 años se han destinado recursos importantes para la seguridad, como lo dije acá, pero no se tradujo en la profesionalización de los policías, ¿qué falta?, que ahora se apliquen responsabilidades, es decir, que junto a la política de profesionalizar a los policías que no cumplan con ese deber en las entidades federativas, se le finquen responsabilidades.

Pregunta: ¿Estamos peor que hace siete años?

Respuesta: Yo diría que el escenario no es diferente al de 2011, como lo expuse en mi texto, tenemos esas problemáticas, en 2011 iniciaba lo que hoy ha sido el flagelo de las desapariciones, o sea, se recrudecía, existía; volvimos a algo que pensábamos disminuido. La tortura se volvió a presentar, el tema, pregúntenles a los colectivos de familiares de desaparecidos, pues ¿qué demandan?, demandan conocer el paradero de los mismos y, repito, la violencia del 2011, hoy tenemos esa misma violencia y el 2017 lamentablemente fue un crecimiento inusitado…

Pregunta: La violencia y el narcotráfico ya alcanzó incluso a la Universidad, usted hace un llamado…

Respuesta: … el llamado es de solidarizarnos con la comunidad universitaria; yo aquí hago una exigencia a quienes tienen que prevenir y tienen que perseguir el delito. Las Procuradurías de Justicia de la Ciudad de México y la Procuraduría General de la República, tiene que haber una articulación entre eses instancias.

Federación y entidad de la Ciudad de México tienen que establecer una estrategia que tenga la inteligencia que permita ver en dónde está el crimen organizado, a dónde va para surtirse y después llevarlos a los chavos ¿sí?, hay que darle seguimiento… en el campus, hay que darle seguimiento a dónde está esa asociación del crimen organizado, por eso los sistema de inteligencia deben de funcionar y por eso, lo dijimos desde el 2011, fortalecer los sistemas de inteligencia apegados, desde luego, a Derecho, lo pueden ver en el documento.

Entonces, ¿a quién compete perseguir el delito?, a los Ministerios Públicos y prevenirlo las autoridades de Seguridad Pública y tienen que brindarle a la Universidad condiciones adecuadas para que los jóvenes puedan hacer los que le toca hacer: estudiar en condiciones que estén exentas de violencia.

Pregunta: Usted fue abogado general de la Universidad, ¿cómo desde o, a través del respeto a la autonomía se puede empezar a abordar este problema?

Respuesta: Es totalmente compatible, autonomía no es aislamiento, autonomía no es impunidad, autonomía no es una barrera para que las autoridades competentes puedan perseguir el delito y prevenirlo, sobre todo.

Autonomía se refiere precisamente a la capacidad que tiene la propia Universidad para darse sus planes y programas de estudio, para que los universitarios resuelvan sus problemas de educación, de investigación, de extensión de la cultura; pero no debe ser el pretexto la autonomía para que las autoridades de procuración de justicia, no cumplan con el deber que les asiste.