Lunes 26 de febrero del 2018

Otorga Semarnat autorización para construir en terrenos de playa donde desovan tortugas

Senadores panistas demandaron suspender la construcción del proyecto turístico Punta Paraíso en la comunidad de “San Pancho”, municipio de Bahía de Banderas, Nayarit, y revocar las autorizaciones otorgadas por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para construir en terrenos de playa.

De igual manera, solicitaron a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) revisar y auditar la actuación del delegado de Semarnat en esa entidad, toda vez que la obra prevista en dos mil metros cuadrados de playa pública se edifica en una zona protegida de desove de tortugas y dunas.

Además, se requiere un permiso acional para iniciar los trabajos de construcción que otorga la Zona Federal Marítima Terrestre (Zofemat), cuya concesión no ha sido obtenida por los desarrolladores, expusieron en un punto de acuerdo enlistado en el orden del día de la sesión de hoy.

El proyecto, promovido por inversionistas mexicanos y canadienses, consta de tres edificios con 65 departamentos de lujo y se sitúa en lo que ellos llaman “terrenos ganados al mar”, pero los pobladores consideran a esa zona parte de la comunidad, la cual debe ser preservada, indicaron.

“Consideramos que los permisos se otorgaron en condiciones pocos claras y sin otro afán que la inversión y las ganancias económicas de un grupo”, en detrimento de la vida comunitaria de San Francisco, mejor conocido como “San Pancho” por los habitantes de la región.

Los senadores mencionaron que los colonos han constituido Comités de Participación Ciudadana para oponerse en forma pacífica pero firme al proyecto turístico Punta Paraíso, por lo que solicitan la intervención oportuna de las autoridades para evitar la afectación de la zona.

“El gobierno federal tiene la obligación de proteger y preservar el equilibrio ecológico, mantener la vida pacífica de sus habitantes, permitir el desarrollo armónico y conservar las costumbres, por lo que no se puede ignorar y agredir a las comunidades otorgando permisos por encima de sus derechos”, expresaron.

Asimismo, destacaron que la obra traería consigo desabasto de agua, que ya se presenta en época de secas en la comunidad, y denunciaron que no existe un plan de manejo de desechos para más de 200 personas, ocupación que tendría en promedio el conjunto turístico, sin mencionar el tráfico vehicular que de por sí ya es complicado en la zona.

Por ello, solicitaron que la Profepa proceda de inmediato a la suspensión y clausura de la construcción y revise la actuación del delegado de Semanart en Nayarit, quien, en caso de no haber actuado al margen de la ley, sea debidamente sancionado.

“Se sabe que el proyecto cambiaría totalmente la fisonomía de la playa y su propósito es únicamente de carácter económico; se construye en zona federal propiedad de la nación, lo cual es un despojo, afectando a pobladores, turistas y destruyendo la flora y fauna de la región”, manifestaron los legisladores.

El punto de acuerdo fue suscrito por la senadora Marcela Torres Peimbert y los senadores Víctor Hermosillo y Celada, Ernesto Ruffo Appel y Francisco Búrquez Valenzuela.