Viernes 06 de abril del 2018

Ni la Guardia Nacional ni el muro frenarán la migración hacia los Estados Unidos

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) considera que desplegar elementos de la Guardia Nacional de Estados Unidos en la frontera con México se basa en la visión equivocada de considerar al fenómeno migratorio como amenaza a la seguridad nacional.

Una migración segura, regular y ordenada sólo será posible con enfoque de respeto a los derechos humanos, en que ambos países asuman una corresponsabilidad, con respeto recíproco a la soberanía nacional y sin recurrir a la amenaza de la fuerza como instrumento de negociación.

Enfatizó que, frente a la política xenofóbica y racista del Presidente estadounidense, el Gobierno mexicano tiene que fijar como ejes de su política la dignidad nacional y la dignidad del pueblo mexicano, que ninguna negociación debe dejar de lado el aspecto humanitario y que, hoy en día, la soberanía de los países está acotada por el principio universal que representa la dignidad de las personas.

“La migración no se detendrá por la construcción de obstáculos reales o metafóricos. Edificar barreras físicas como el tan mencionado muro fronterizo o apelar al recurso del miedo y la intimidación mediante la movilización de la Guardia Nacional, no evitarán que las personas se movilicen, buscando mejores condiciones de vida y perspectivas de desarrollo”.

Así lo expresó el Ombudsman nacional, Luis Raúl González Pérez, al participar en la inauguración del conversatorio “Migración de Retorno y Derechos Sociales: Barreras a la Integración”, en El Colegio de México, donde destacó la preocupación del Organismo Nacional por la insuficiencia del Estado mexicano en implementar políticas públicas integrales para garantizar a los connacionales que retornen al país el ejercicio de sus derechos humanos y sociales, para su efectiva reintegración y desarrollo en la sociedad mexicana.

Tras mencionar que, de acuerdo con la encuesta realizada en 2016 por el Gobierno de Estados Unidos, hay 11.6 millones de migrantes mexicanos que residen en ese país, señaló que “es altamente probable que el cambio en la política migratoria de Estados Unidos tenga como consecuencia la repatriación de miles de mexicanos; no se pretende ser fatalistas sino estar preparados para enfrentar esa posibilidad”.

Explicó que, ante esa situación, la CNDH y El Colegio de México (Colmex) presentan el proyecto “Sistema de Información sobre Migración de Retorno y Derechos Sociales: Barreras a la Integración”, como insumo útil para la comprensión y estudio de la dinámica migratoria, desde la academia y con perspectiva de derechos humanos, lo que implica oportunidad y reto para el país.

“El Estado Mexicano –dijo— tiene una deuda con todos aquellos connacionales que se vieron en la necesidad de dejar nuestro país en busca del llamado sueño americano, al no haberles proporcionado, en su momento, las condiciones económicas, laborales, sociales y de seguridad mínimas para desarrollar su vida en nuestro país”.

Ante Silvia Giorguli Saucedo, Presidenta de El Colegio de México; Andrea Bautista León, investigadora de esa institución, y Édgar Corzo Sosa, Quinto Visitador General de la CNDH, González Pérez enfatizó que pretender encontrar en las personas migrantes la causa de los problemas y dificultades que enfrenta una sociedad tampoco es la solución, pues la realidad ha evidenciado la utilidad y aportaciones que la mayoría de esas personas realizan para las comunidades y la vida económica, social y cultural de los Estados Unidos de América.

Destacó que para lograr los objetivos del proyecto, el Colmex realizará un portal del mencionado Sistema Nacional de Información con indicadores para la identificación de necesidades no cubiertas de la población migrante, tres seminarios públicos para la difusión y avances en la investigación, cuatro documentos de política pública sobre educación, trabajo, salud y vivienda para dicho sector poblacional, cuatro cápsulas digitales sobre cada una de las dimensiones sociales señaladas y un libro con los resultados de la investigación y las recomendaciones de política pública.

Refirió que de la forma como se encare la migración de retorno y se actúe para propiciar la reinserción integral de quienes regresen, dependerá que en el futuro se hable de un momento de crisis o de una ventana de oportunidad.

Por su parte, Silvia Giorguli indicó que el conversatorio busca intercambiar experiencias entre el sector académico y organizaciones de la sociedad civil que han trabajado en el retorno de migrantes, con el fin de diseñar y proponer políticas públicas para atender los problemas que enfrentan, como discriminación y los trámites que deben realizar ante instancias oficiales.

Andrea Bautista León, investigadora del Colmex, explicó que con el proyecto “Sistema de Información sobre Migración de Retorno y Derechos Sociales: Barreras a la Integración”, se elaborarán diversos estudios y se diseñarán indicadores para medir el nivel de vulnerabilidad de los migrantes, y también permitirá identificar las barreras institucionales que impiden la integración a sus comunidades de origen.