Martes 17 de abril del 2018

El sistema de ciencia, tecnología e innovación requiere políticas de Estado

En México urge un cambio de paradigma, pasar de una política de gobierno a una política de Estado; es decir, pasar de una política que cambia o puede cambiar cada sexenio a una que sea independiente de cualquier sexenio y del partido político de quien esté al frente del país, sostuvo José Franco, coordinador general del Foro Consultivo, Científico y Tecnológico (FCCyT).

En conferencia de prensa, Franco habló sobre los alcances de la reestructuración del Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología propuesta en las reformas a la Ley de Ciencia y Tecnología. "Hay puntos que habrá que precisar una vez que sea aprobada la iniciativa, un ejemplo de esto es cómo se logrará tener un presupuesto consolidado".

Señaló que no existe ninguna propuesta de ley que considere todos los aspectos involucrados en un tema y ninguna iniciativa es exhaustiva, no le va corresponder solucionar toda la problemática de un sector, en este caso el de CTI.

Sin embargo, el titular del FCCyT consideró que la iniciativa presentada al Senado el pasado 5 de abril, tal y como está, es un paso adelante, por lo que resulta indispensable apoyar este cambio y después impulsar nuevas modificaciones con la siguiente administración para volverla más fuerte y consolidarla.

José Franco, expresidente de la Academia Mexicana de Ciencias, sostuvo en la rueda de prensa que entre las cuestiones que se quedaron fuera de la propuesta y que es un cambio deseable, es que la dirección de Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) no esté sujeta a un sexenio, sino que tenga al menos una duración de ocho años.

También hace falta, agregó, colocar todo el presupuesto dentro de Conacyt, porque hasta ahora es la Secretaria de Hacienda la que define la fracción de presupuesto que le corresponde a cada secretaría incluido el propio Consejo que, como cabeza de sector, debería ser el ente que distribuya los recursos.

Asimismo, reconoció que ya es un buen avance tener una iniciativa en la que se contemple un diseño institucional que fortalezca al Conacyt.

Franco también aseguró que el apoyo de la comunidad científica es claro y que en el caso de los candidatos a la Presidencia de la República que no se han manifestado sobre esta iniciativa debido a que llegó al Congreso de la Unión hasta hace unos días, el tema de CTI no aparece de manera prominente en las plataformas electorales, y aunque no será un tema de discusión entre ellos, "se puede esperar que los candidatos se manifiesten apoyando estos cambios porque son buenos para el sistema de CTI y para el desarrollo económico y social del país".

Sobre los frenos del crecimiento del sistema nacional de CTI indicó que son varios, entre ellos, que la inversión privada es muy pequeña, los estados no invierten en CTI, falta de planeación y visión a largo plazo.

Igualmente, destacó que dentro de los cambios que se proponen en la iniciativa de reforma a la Ley de CyT está el fortalecimiento del organismo que dirige, para que se convierta en el órgano consultor de los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

Alfredo Camhaji, asesor del coordinador del FCCyT, subrayó que el reto es dar una repuesta al país para poder pasar de una economía basada en una mano de obra barata a una economía con una fortaleza en la capacidad de generar servicios de valor y conocimiento.