Martes 10 de octubre del 2017

Ahora senador ex perredista coquetea con la independiente presidencial Margarita Zavala

El senador Miguel Barbosa Huerta advirtió que la figura de las candidaturas independientes se ha abaratado y en el caso de la contienda por la Presidencia de la República, Margarita Zavala ya se ha comido a los otros aspirantes sin partido político.

El vicecoordinador político del PT-Morena señaló que para ser candidatos independientes, los interesados tienen que demostrar que son opositores al poder y verdaderamente independientes.

En ese sentido, reconoció que la participación de María de Jesús Patricio Martínez refrescará y creará una condición de participación democrática, así como lo que pudo haber hecho Emilio Álvarez Icaza, quien sí era un opositor.

Sin embargo, insistió, “la figua de candidaturas independientes ya se abarató, y Margarita Zavala ya se los comió, porque todos los candidaros independientes que vayan a competir van a conseguir sus firmas si el poder los apoya, la única que tiene capacidad para conseguir esas firmas es Zavala, ninguno otro tiene capacidad salvo que el poder les ponga las firmas”.

En ese sentido, Barbosa Huerta aseveró que para los candidatos independientes que sean útiles para un proyecto, se verán las miles de firmas que se negocian en los juegos perversos de la política.

“Van a ver cómo van a salir miles de firmas en estos juegos perversos de la política de hablar entre contrincantes políticos para planear desastres y colapsar a personsas”, dijo.

El legislador poblano reiteró que antes de la salida de Margarita Zavala del PAN, el escenario electoral rumbo a 2018 estaba ya definido, con Andrés Manuel López Obrador por Morena; José Antonio Meade por el PRI; y Ricardo Anaya con el frente.

“Y por ahí uno o dos independientes que le querían hacer el juego al frente, yo le llamo la coalición nini porque no son ni de izquierda ni de derecha, y el otro que le quería hacer el juego al partido en el poder”, expresó.

Miguel Barbosa aseguró que “lo que quieren es quitarle puntos al voto progresista que apoya a López Obrador y con eso ir construyendo un escenaior tipo el Estado de México, ahí hubo una independiente al servicio del PRI, llegó un PRD que estaba al servicio del PRI y una candidata del PAN que estuvo abandonada por acuerdo del Gobierno con su dirección política”.