Domingo 12 de noviembre del 2017

Se requieren 11 mmdp el presupuesto necesario para remozar el patrimonio histórico afectado

La senadora Sandra Luz García Guajardo del Partido Acción Nacional (PAN) solicitó a las secretarías de Gobernación (Segob) y de Hacienda y Crédito Público (SHCP) agilizar la entrega de los recursos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) destinados a la reconstrucción del patrimonio arqueológico, artístico e histórico dañado por los sismos de septiembre pasado.

En un punto de acuerdo enlistado en la Gaceta del Senado de este jueves, la legisladora señaló que a consecuencia de los sismos del 7 y 19 de septiembre pasado se registraron daños en zonas arqueológicas, monumentos y edificios históricos y artísticos en Oaxaca, Chiapas, Tabasco, Puebla, Morelos, Tlaxcala, Guerrero, Hidalgo y la Ciudad de México.

Destacó que en los terremotos se perdieron cosas más importantes que los monumentos históricos, como la vida de cientos de mexicanos que fallecieron; sin embargo “el rescate del patrimonio cultural es de vital importancia, debido a que es un factor importante para la actividad turística de las regiones afectadas y del país”, agregó.

La senadora por Tamaulipas recordó que la Secretaría de Cultura reportó que tienen que ser intervenidos mil 821 inmuebles, pero que con los seguros con los que se cuenta no se alcanza a cubrir los 11 mil millones de pesos, que se estima es el costo de la reconstrucción del patrimonio cultural dañado.

Por ello, dijo, mediante los recursos del Fonden y privados es como se logrará obtener el presupuesto requerido, para los trabajos de remozamiento, explicó.

“Dichos recursos no han sido entregados de forma eficaz ni oportuna, cuestión que pone en peligro el patrimonio cultural dañado, pues de ocurrir otro desastre natural varios monumentos y edificios históricos se perderían para siempre”.

García Guajardo comentó que la mayoría de los edificios afectados corresponden a inmuebles construidos entre los siglos XVI a XIX destinados a templos religiosos, conventos, arzobispados, haciendas, casas de cultura, entre otros, y que son considerados monumentos históricos, por lo están dentro de la protección del Estado.

Entre los edificios dañados destacan la catedral de Santo Domingo, en San Cristóbal de las Casas, Chiapas; las zonas arqueológicas de Monte Albán, en Oaxaca, de Cholula, en Puebla y de Atzompa, en Hidalgo; el templo de la Profesa, en la Ciudad de México; el ex convento de Oaxtepec, en Morelos; el templo de Santa Prisca, en Taxco, Guerrero; las iglesias de San José, en Tlaxcala y de Astapa, en Tabasco.