Miércoles 15 de noviembre del 2017

Se niega Peña Nieto a reconocer los niveles de pobreza que sufre el país

En materia de desarrollo social, al Gobierno federal le ha faltado autocrítica, pues no ha querido reconocer que el problema de la pobreza en México está ahí y afecta al país, afirmó el senador Luis Fernando Salazar Fernández.

Si los resultados que presume el Gobierno federal en materia de desarrollo social se analizan desde la óptica y la realidad que viven a diario millones de mexicanos, se puede concluir que ha faltado autocrítica, sostuvo el legislador por Coahuila ante el secretario de Desarrollo Social, Luis Miranda Nava, durante su comparecencia ante el Senado de la República con motivo de la Glosa del V Informe de Gobierno.

“La condición indispensable para poder atacar un problema es reconocerlo, admitir que existe, que está allí y que nos afecta”, insistió, al presentar el posicionamiento del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional.

El contenido del Informe y el discurso del presidente han querido destacar avances como disminución de la pobreza, crecimiento histórico del empleo, inversión en infraestructura médica y hospitalaria, aumento del número de beneficiarios a los programas sociales, reducción histórica de carencias sociales y avances para la población más vulnerable.

Sin embargo, dijo, les ha faltado ponderar de manera correcta las cifras; la negación del problema en nada contribuye a solucionarlo.

Expuso que la presente administración presumió la reducción del porcentaje de personas en pobreza entre 2014 y 2016, e incluso afirmó que ese porcentaje se ubicaba en su menor nivel; pero, aclaró, cuando se analiza en números absolutos, el resultado no es tan alentador.

“En 2012 había 53.3 millones de mexicanos en pobreza; en 2014 aumentó a 55.3 millones. Para 2016, la cifra es de 53.4 millones en esta condición. Es decir, que en estos 5 años no hemos podido reducir el número de nombres y rostros que viven en pobreza en nuestro país. Además, las cifras siguen siendo extraordinariamente altas respecto al resto de los países de la OCDE”, subrayó.

Tampoco resulta alentador, continuó, que en estados como Oaxaca, Chiapas, Guerrero o Veracruz, afectados por desastres naturales, la pobreza continúe aumentando de manera considerable.

“Se habla de mayor progreso para la población más vulnerable; sin embargo, esto contrasta con los más altos porcentajes de pobreza que enfrentan las personas indígenas, los habitantes de zonas rurales y las niñas, los niños y adolescentes de nuestro país”, precisó.

Respecto a la creación de puestos de trabajo, Salazar Fernández refirió que se habla de la cantidad, pero no de la calidad de los mismos.

“Lo cierto es que las condiciones para los trabajadores son malas, los salarios siguen siendo precarios, la mayoría de la población recibe menos de dos salarios mínimos; no se necesita ser experto para saber que a las familias ese ingreso es insuficiente y no les alcanza”, acotó.

Puntualizó que en materia de salud, el Presidente Peña Nieto ha dicho que ésta ha dejado de ser un privilegio de pocos, para convertirse en un derecho ejercido prácticamente por todos.

No obstante, aclaró, en estados como Coahuila la falta de algo tan básico como los medicamentos, insumos o material de curación sigue siendo una constante.

“Como ejemplo está el Hospital General de Torreón, el que se presumió en los spots del Informe, presenta estas carencias sumadas a las fallas en la infraestructura; esta situación, que también se da en muchos otros hospitales del país, desde luego hace muy difícil poder garantizar el acceso de las personas a este derecho universal”, explicó.

Al PAN, manifestó, le preocupa que a falta de una focalización adecuada, la operación de miles de programas sociales sólo siga implicando un gasto millonario y una tentación por hacer un uso electoral de los mismos, sin que estén cumpliendo el verdadero objetivo.

Finalmente, el senador Luis Fernando Salazar reitero la disposición de Acción Nacional para impulsar y acompañar los cambios necesarios para combatir la pobreza.