Jueves 16 de noviembre del 2017

Enderezan severos reproches a Reyes Baeza por proceso de privatización del ISSSTE

Los mexicanos aspiran a contar con un Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) fortalecido, que mantenga su vocación social sin fines de lucro y sin costo adicional para la clase trabajadora, pero el interés del Gobierno es privatizar esta conquista de la burocracia nacional.

Así se lo reprochó, de frente y sin tapujos, el presidente de la Comisión de Seguridad Social del Senado de la República, Fernando Mayans Canabal, al director general de esa institución, José Reyes Baeza Terrazas, durante la comparecencia para el análisis del reciente informe que rindió a la nación el presidente Enrique Peña Nieto el pasado primero de septiembre.

“En el Congreso observamos una tendencia a trasladar funciones y servicios de salud del Instituto al sector de la medicina privada, mediante convenios de subrogación y esquemas de financiamiento con proyectos de asociación público-privada”, le dijo el legislador de forma contundente al funcionario que en todo momento enmudeció al no tener argumentos sólidos para responder a la percepción privatizadora que prevalece entre los trabajadores al servicio del Estado.

A mayor abundamiento en su reproche, Mayans Canabal dijo que el modelo implementado por el ISSSTE ha demostrado en la experiencia internacional un incremento de los costos adicionales en favor de las empresas privadas y no garantiza una atención adecuada a los pacientes.