Miércoles 22 de noviembre del 2017

En México prevalece inequidad, discriminación y criminal brecha entre pobres y ricos

Es inaceptable que se registren muertes maternas por falta de prevención desde los primeros meses de embarazo, lo cual evidencia la necesidad de establecer un programa nacional de medicina crítica en obstetricia, coincidieron la secretaria de la Comisión de Seguridad Social, María Elena Barrera Tapia y especialistas de la Academia de Medicina y el IMSS.

En la presentación del libro “Muerte Materna en México”, la senadora sostuvo que este tema pone en evidencia que persiste la inequidad, discriminación y una gran brecha entre pobres y ricos, que se deben revertir con acciones que permitan asegurar la salud durante el embarazo.

Existen leyes, libros y herramientas para la vigilancia de las embarazadas, sin embargo, no se cuenta con la estandarización para la atención médica porque cada institución tiene su forma de trabajo, además cada una cuenta con un delegado ginecobstetra en cada región, agregó.

“Hoy desde la casa del federalismo hacemos un llamado, como ya lo hicimos en tribuna, para que las iniciativas y el trabajo realizado por investigadores, que presentan en el libro buenos resultaos con bajos índices de mortalidad materna, sean tomados en cuenta” para replicarlo en todo el país, sostuvo la legisladora integrante de la Comisión de Salud.

El jefe del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital de México, Juan Carlos Briones Garduño, explicó que el libro detalla cómo el IMSS logró en el Estado de México contar con la tasa de mortalidad materna más baja del país, con 22 fallecimientos por cada 100 mil nacidos vivos.

“La idea es presentar los resultados de éxito, logrados durante años de investigación, para que los médicos puedan replicar en el país el programa medicina médica en obstetricia basado en la capacitación del personal médico”, a partir de estándares que han sido abalados por las universidades Nacional de México (UNAM) y del Estado de México (UAEM), subrayó.

Los especialistas Manuel Antonio Díaz de León Ponce y Enrique Bravo Topete destacaron que en la entidad fue posible pasar del cuarto al vigésimo lugar en muerte materna, gracias a la decisión médica que se emprendió desde hace 40 años.

Jesús Tapia Jurado, presidente de la Academia Mexicana de Cirugía, calificó de inaceptable que en México la muerte materna se mantenga como un problema de salud pública frecuente, cuando actualmente se cuenta con mayor control médico.

Actualmente se registran 34.6 defunciones por cada 100 mil nacidos vivos, señala el Instituto Nacional Estadística y Geografía (INEGI). La Secretaría de Salud reporta que en 2015 ocurrieron 994 defunciones maternas, y a mayo de 2017, se contabilizaron 456.

Las causas principales son las afecciones obstétricas indirectas, como aborto, nacimiento prematuro, rotura de membranas, problemas vaginales y caries dentales, seguido de los trastornos hipertensivos, complicaciones en el parto, y por una falta de atención en los primeros meses de embarazo.