Miércoles 22 de noviembre del 2017

Coinciden diputados de que el PRI no puede postergar más la regulación de la publicidad oficial

Como “una de las fuentes de derroche de recursos públicos que más indignan a los ciudadanos” calificó la diputada federal Verónica Delgadillo al gasto en publicidad oficial que ha hecho el gobierno federal.

“No es la primera vez que proponemos regular la publicidad oficial y pese a que el PRI ha congelado las iniciativas, demostrando que no les interesa escuchar a la gente, ahora también hay un ordenamiento de la Suprema Corte de Justicia de la Nación hacia el Congreso para legislar en la materia, por lo que la discusión no puede postergarse más”, comentó

Añadió que “es una omisión, de un incumplimiento del poder legislativo que no es de ayer, que más allá de la importante resolución de la Corte, es una omisión que hace 3 años el PRI y su mayoría en el congreso decidieron permitir. Este Congreso pasa la vergüenza de ser un congreso omiso, que hace creer a los mexicanos que no los representa”.

La propuesta se fundamenta en tres razones: 1) El derroche de recursos públicos en publicidad durante la administración actual es de más de 40 mil MDP. 2) La publicidad se ha usado como un instrumento de control político y para callar voces. 3) La publicidad oficial pasó de ser esencialmente informativa a convertirse en propaganda personalizada de unos cuantos actores.

Verónica Delgadillo recordó que han propuesto regular la publicidad desde mayo del 2016 y que ahora es parte de la agenda legislativa del Frente Ciudadano por México.

La diputada llamó a sus colegas legisladores a discutir el tema en este periodo, pues se trata de una prioridad para el congreso y especialmente para la ciudadanía. “El PRI ya no puede seguir congelando el tema, el congreso debe estar a la altura de los millones de mexicanos que esperan”.

La iniciativa contempla crear un instituto de vigilancia a la Publicidad Gubernamental, que revisará las contrataciones de publicidad y que contará con un padrón de medios de comunicación. Además, establece un tope de gasto en publicidad, algo que ya sucedió en Jalisco. Propone que se gaste .15% del gasto corriente de la dependencia, y que sea prohibido realizar modificaciones o reasignaciones, deteniendo un derroche de 5 mil millones de pesos al año.