Miércoles 6 de diciembre del 2017

Titular de Profeco no cumple con exigir exámenes de control de confianza al personal

La senadora Sandra Luz García Guajardo solicitará la comparecencia del titular de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), Rogelio Cerda Pérez, para que explique las razones por las que ha incumplido con la aplicación de exámenes de control de confianza a su personal y ha eludido su responsabilidad de garantizar una plantilla laboral con probidad y honestidad para el desempeño de sus funciones.

La legisladora denunció que la obligación de la Profeco de implementar exámenes de control de confianza a su personal es letra muerta, pues a pesar de que el artículo 29 bis de la Ley Federal de Protección al Consumidor así lo dispone, la dependencia a cargo de Rogelio Pérez Cerda reporta la nula aplicación de éstos en lo que va del sexenio.

En respuesta a una solicitud de información efectuada por la oficina de la senadora panista, la Profeco reveló que no ha aplicado ninguna prueba de esta naturaleza de diciembre de 2012 a septiembre de 2017, “ni siquiera al personal que realiza labores de verificación y supervisión, a pesar de que el artículo 29 bis se encuentra plenamente vigente”, alertó.

Expresó que la procuraduría cuenta con personal para verificar que los establecimientos mercantiles respeten los derechos del consumidor, por lo cual hace visitas de inspección para constatar que se cumpla con todo lo establecido en la ley, entre lo que destaca la venta de “litros de a litro”, la eliminación de publicidad engañosa y vigilar que se respeten precios, ofertas y promociones, entre otros.

En un punto de acuerdo que alista para la próxima sesión del Senado, la senadora por Tamaulipas, indicó que debido a las labores sensibles que la Profeco tiene en el ámbito de su competencia, se dispuso en la Ley Federal de Protección al Consumidor que todo su personal sea debidamente acreditado con exámenes de control de confianza.

El en caso de los verificadores y supervisores, agregó, la legislación prevé la aplicación de exámenes psicológicos, toxicológicos, patrimoniales y socioeconómicos, como medida para asegurar su probidad y honestidad, pero como consta en la respuesta de la Profeco a la solicitud de información realizada en septiembre pasado, se trata de letra muerta.

“Lo anterior demuestra el abandono de la Profeco por el gobierno federal, lo cual ha sido notorio, toda vez que los últimos años ha estado sumida en numerosos escándalos que van desde la muy conocida #ladyprofeco, hasta las cuantiosas denuncias de abusos por parte de su personal en las visitas de verificación”, expuso.

De igual forma, se destacan los escándalos por las continuas irregularidades de gaseras y gasolineras del país, que en un gran porcentaje engañan a los consumidores al vender litros incompletos, manifestó.

La poca importancia que la Presidencia de la República tiene por la Profeco y por la defensa de los consumidores, abundó, también se demuestra en el hecho de que en cinco años de gobierno haya tenido seis procuradores, los cuales han salido por escándalos o en busca de algún otro cargo público.

Por ello, con el propósito de reforzar el cumplimiento de la normatividad en materia de control de confianza, la senadora García Guajardo indicó que en conjunto con el punto de acuerdo también propondrá en la próxima sesión una iniciativa para modificar el artículo 29 bis de la Ley Federal de Protección al Consumidor.

Esta reforma, dijo, consiste en incorporar el examen poligráfico para verificadores y supervisores, además de que se plantea una adición en la que se especifica que el servidor público que no esté certificado por los exámenes de control de confianza no podrá desempeñar el empleo, cargo o comisión dentro de la procuraduría.

Para cumplir con esta normatividad, sostuvo, se considerará una “vacatio legis” de dos años a efecto de que la Profeco esté en posibilidad de efectuar todas las acciones conducentes para hacer vigente el artículo 29 bis.

Asimismo, en la reforma propondrá también establecer que será sujeto de responsabilidad administrativa el superior jerárquico que tenga a su cargo personal que no cuente con la certificación de control de confianza.