Martes 12 de diciembre del 2017

Documentan que secuestradores en México buscan su libertad en instancias internacionales

Isabel Miranda de Wallace presentó a una víctima de secuestro para denunciar que la procesada Verónica Razo Casales, a quien reconoce plenamente como la persona que acudió por él cuando fue secuestrado de su negocio y que se encontraba en la casa de seguridad donde lo tenían cautivo, busca evadir su responsabilidad con el apoyo de organizaciones que se dicen defensoras de derechos humanos y que son la CMDPDH y Amnistía Internacional capítulo México.

Estas organizaciones han llevado el asunto al ámbito internacional a través de un argumento de presunta tortura, han acudido a manifestarse a la Procuraduría General de la República pidiendo la libertad de Verónica Razo, pero olvidando que en caso de haber violaciones a derechos humanos, éstas no eximen de la responsabilidad, el único efecto es que las pruebas obtenidas indebidamente se excluyen pero el proceso continua con el cúmulo probatorio que exista.

La facultad de determinar si hay tortura o no, es de un JUEZ no de un médico o psicólogo. La facultad de declarar responsable o inocente a la procesada, es de un JUEZ y no puede ni debe decidirse a través de manifestaciones o presiones a través de organismos internacionales.

En este caso 2 víctimas identifican a Verónica Razo Casales como su secuestradora y 6 inculpados (sus coprocesados) la ubican en tiempo y forma en la comisión de por lo menos 4 secuestros.

La presidenta de Alto al Secuestro recordó como los inculpados usan el argumento de tortura para evadir la justicia, hizo un llamado al Poder Judicial y a las Procuradurías para no perder de vista que cuando alguien comete un secuestro debe ser sancionado sea castigado por el mismo y a que no se dejen amedrentar por organizaciones que se dicen defensoras de derechos humanos, pero no les importan los derechos de las víctimas, quienes son las más desprotegidas y abandonadas.

En este caso en particular, nos preguntamos cómo estas organizaciones que dicen exigir el cumplimiento de la ley son capaces de pedirle a PGR que presente conclusiones no acusatorias, eso es no respetar la ley,

En compañía de una víctima que sufrió en carne propia el infierno del secuestro, declarando que fue en manos de Verònica Razo Casales, exigió justicia y que el proceso se siga conforme a derecho y no conforme al capricho de una persona que fue la primera en violar los derechos humanos de otra.