Viernes 15 de diciembre del 2017

Buscan endurecer sanciones a quienes produzcan y vendan bebidas alcohólicas adulteradas

El senador Salvador López Brito presentó una iniciativa que reforma y adiciona las leyes General de Salud y de la Propiedad Industrial, con el fin de que se aumenten las penas para quienes produzcan y vendan bebidas alcohólicas adulteradas, y para que los ciudadanos puedan hacer denuncias anónimas por dicho delito.

Además, se sancionará a quien utilice sin autorización o licencia correspondiente una Denominación de Origen para fabricar bebidas etílicas.

En su calidad de presidente de la Comisión de Salud, indicó que un problema que afecta actualmente al sector de vinos y licores en México es la producción, venta y consumo de bebidas alcohólicas adulteradas, lo cual no sólo provoca pérdidas económicas, sino representa también un grave riesgo para la salud de los consumidores.

“Ante este panorama es necesario reforzar los trabajos para combatir la adulteración -relleno de botellas, productos piratas y falsificación-, buscando evitar el engaño al consumidor y normar toda la producción de bebidas alcohólicas a nivel nacional”, precisó.

En la iniciativa se propone reformar el artículo 464 de la Ley General de Salud, con el fin de que se sancione con penas de uno a nueve años de prisión y de cien a trescientos días de multa a quien adultere o falsifique bebidas alcohólicas.

Asimismo, adiciona el artículo 220 Bis, para que la Secretaría de Salud habilite mecanismos que ayuden a los consumidores que detecten establecimientos donde se vendan bebidas alcohólicas adulteradas a hacer la denuncia de manera anónima.

El senador por Sinaloa propone reformar también la Ley de Propiedad Industrial para sancionar con una pena de dos a seis años de prisión y multa de cien a diez mil días a quien utilice una Denominación de Origen, en materia de bebidas etílicas, sin autorización, ya que actualmente la ley sólo contempla una infracción administrativa.

El consumo de bebidas alcohólicas en México supera los 18 millones de cajas al año, de las cuales 45 por ciento se encuentran adulteradas o no cumplen con las normas sanitarias de ley, de acuerdo con cifras de la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris) y la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), explicó.

El senador López Brito señaló que como medida para contrarrestar este delito, la Profeco, la Procuraduría General de la República (PGR) y el Sistema de Administración Tributaria (SAT) realizan operativos de vigilancia y supervisión a establecimientos que venden bebidas alcohólicas.

En el periodo comprendido entre 2013 y septiembre de 2017 han sido incautados casi 5 millones de litros de bebidas adulteradas, lo que representa un incremento alarmante si se considera que hasta 2012, la cifra era de 220 mil litros anualmente, destacó.

Añadió que el estado de México, Veracruz y Jalisco son las entidades con más incidencia en la comisión de ese delito, de acuerdo con cifras de la Cofepris.

“Con la presente iniciativa se pretende prevenir las enfermedades y daños irreparables causados a la salud por ingerir bebidas alcohólicas adulteradas, así como a evitar daños económicos al sector por la venta ilegal de ese tipo de licores”, afirmó el senador panista.