Miércoles 21 de febrero del 2018

COLUMNA DE LOS PINOS: Enrique Peña Nieto

*Hasta el último día de mi mandato ejerceré una presidencia democrática

Desde el inicio de este Gobierno optamos por el diálogo, el entendimiento y el acuerdo para derribar obstáculos que parecían imposibles de vencer. Nos propusimos reivindicar la política como un instrumento de cambio al servicio de la sociedad y demostrar que los mexicanos podemos resolver cualquier tema y desafío que tengamos como nación.

Expreso mi reconocimiento al General Salvador Cienfuegos Zepeda, Secretario de la Defensa Nacional: a lo largo de 54 años de carrera, en todo momento y frente a cualquier circunstancia, se ha distinguido por su desempeño eficiente, íntegro e intachable.

Por ello anuncio un aumento en las percepciones del personal de tropa, clases y marinería de las Secretarías de la Defensa Nacional y de Marina. Se trata de un incremento a la Compensación Técnica al Servicio, equivalente a prácticamente el 20 por ciento de este concepto de pago, y será retroactivo al mes de enero de este año.

Todos los importantes logros que alcanzamos en el Ejército en esta Administración, no hubieran sido posibles sin el decidido apoyo del Presidente Peña Nieto: General Salvador Cienfuegos Zepeda.

Así conmemoramos del Día del Ejército y así seguiré ejerciendo una Presidencia democrática, estrictamente apegada a lo que ordena la Constitución y las leyes, hasta el último día de mi mandato.

En esta labor, sé que seguiré contando con el respaldo, la entrega y el compromiso de nuestras Fuerzas Armadas. Lo sé, porque en la milicia y en el servicio público, el cumplimiento del deber y de la responsabilidad está ligado a los valores que nos definen. Lo sé, porque compartimos el compromiso supremo de servir a México.

Desde el inicio de mi Gobierno optamos por el diálogo, el entendimiento y el acuerdo para derribar obstáculos que parecían imposibles de vencer. Promovimos el debate de ideas, razones y argumentos para iniciar una profunda transformación, de manera ordenada e institucional; es decir, sin rupturas, sin divisiones entre la población ni desgarramientos.

Hemos sido respetuosos de las atribuciones de cada orden de Gobierno, de la separación de Poderes, de los pesos y contrapesos institucionales y de la activa fiscalización ciudadana de la vida pública. Además, hemos impulsado este cambio en un marco de derechos y libertades. Con ello, nos propusimos reivindicar la política como un instrumento de cambio al servicio de la sociedad y demostrar que los mexicanos podemos resolver cualquier tema y desafío que tengamos como nación.