Martes 10 de abril del 2018

COLUMNA DE LOS PINOS: Enrique Peña Nieto

*Educación y Conectividad para el Desarrollo de Habilidades Digitales

Hoy, lo que queremos compartir con la sociedad mexicana es en dónde han estado los esfuerzos dedicados, precisamente, al tema más importante, de mayor prioridad para un Gobierno, que es velar por las niñas y los niños del país, y asegurarles un mejor futuro.

Y así lo entendimos desde que inició esta Administración. Por eso promovimos, como uno de los temas centrales, dentro de las varias reformas que pretendíamos, entonces, impulsar para nuevamente sentar bases, nuevas bases para el futuro desarrollo del país, que le permitieran mayor crecimiento, la generación de más empleos, de mayores oportunidades para los mexicanos.

La reforma más importante, la primera que impulsamos fue la Reforma Educativa; la Reforma Educativa que tiene tres pilares, que aquí ya se refirieron y que voy a sintetizar.

El primero de ellos es contar con la valiosa participación de las y los maestros de México, que siempre la han tenido, que han sido factor central de la educación en el país.

Y que ahora, como nunca antes, se les convocó a que sí fueran parte de este esfuerzo para que las maestras y los maestros de México tuvieran mayores capacidades, habilidades, destrezas, puestas al servicio de la educación y, al mismo tiempo, su mérito profesional, su trayectoria personal, les permitiera también lograr éxitos, logros y alcanzar proyectos o metas profesionales dentro de la carrera magisterial.

Y éste es un tema bien importante, porque es lo que ha venido ocurriendo.

Hay algunas cifras de los miles de maestros que se han acogido a esta reforma, que la han hecho suya, que han participado en los programas de capacitación, que han participado en los procesos de evaluación; varios procesos para incursionar al sistema educativo, más de 150 mil maestras y maestros, que hoy lo son gracias a haber participado en la convocatoria que se hiciera para ingresar a la carrera magisterial.

Ya no sólo entran los que por apoyo de algún amigo, por influyentísimo, por compadrazgo, obtenían una plaza educativa. Hoy la obtienen a través de un concurso, de una participación que hacen con otras maestras y maestros del país.

También pueden ascender dentro del escalafón magisterial a partir, repito, de esos procesos de evaluación, y se ven evaluados de manera regular, junto con una capacitación constante para que estén actualizados en los conocimientos y en las habilidades pedagógicas, que les permitan educar de mejor manera.

El segundo pilar de la Reforma Educativa tiene que ver con la infraestructura educativa, con tener más y mejores escuelas.

No sólo se trata de cantidad, sino de calidad, y advertimos que hacía muchos años no se habían hecho las importantes inversiones en recursos para poner al día a las escuelas de nuestro país.

Y nunca como en esta Administración se han destinado, van a ser casi más de 80 mil millones de pesos, que nunca como antes se habían destinado a mejorar la infraestructura educativa.

Y el tercer elemento es la metodología pedagógica: Cómo enseñarles ahora a las niñas y a los niños a aprender, a partir de los cambios que le mundo y las sociedades han experimentado, particularmente tecnológicamente, para que puedan obtener y adquirir mayores habilidades, destrezas, conocimiento universal, a partir del uso de la tecnología y a través de una nueva pedagogía.

Yo recuerdo que fui a una escuela pública allá, en Atlacomulco y luego en Toluca, donde vivía mi familia. Y recuerdo que mucho de lo que aprendíamos era a partir de memorizar. De memorizar fechas, de memorizar información, de aprenderse las tablas matemáticas.

Habrá temas que habrá que seguir memorizando. Yo creo que no todo necesariamente va a cambiar, pero sí mucho de cómo hoy aprenden los niños, a través de un sentido mucho más crítico, mucho más reflexivo, contrastante. No de confrontar, pero sí se debatir sobre la educación, sobre el contenido educativo De eso se trata el que aprendamos a aprender, a enseñar de manera distinta.

Y a partir del próximo ciclo escolar, efectivamente entrará en vigor el nuevo modelo pedagógico que se ha diseñado y que ha tomado tantos años, a partir prácticamente todo lo que va de esta Administración, para realmente concretar y materializar este nuevo método pedagógico, que les permita realmente a los niños aprender de mejor manera, distinta de cómo han venido estudiando y aprendiendo ustedes hasta ahora.

Y lo van a ir notando. Estos cambios, por supuesto, no se dan de forma inmediata. Pero gradualmente los van a ir sintiendo, la manera de poder aprender.

Estos son los tres pilares de la Reforma Educativa. Y, sin duda, representa yo creo que uno de los cambios o el cambio más importante que hemos logrado impulsar en estos poco más de cinco años, que va de esta Administración.

Fue la primera reforma estructural que logramos impulsar, que logramos materializar y que logramos consensuar, porque no sólo se obtuvo a partir del apoyo de un solo partido político, sino del apoyo de las tres principales fuerzas políticas del país, entonces.

Las que apoyaron y respaldaron esta Reforma Educativa y que implementarla, sin duda, ha sido un proceso arduo y difícil, porque ha habido resistencias para quienes tenían las comodidades del pasado. Siempre romper con una forma de hacer las cosas no es fácil, pero hemos venido avanzando.

Hemos tenido realmente la decisión, la adhesión y la solidaridad que he sentido y he recogido de la sociedad mexicana para que todos hagamos un frente en favor de la defensa y de la soberanía de México y de la dignidad de los mexicanos frente a cualquier país extranjero, así hemos actuado y esa ha sido la gran solidaridad que se ha manifestado y expresado a partir de la coyuntura que nos ha tocado vivir.

Creo que, por igual, como sociedad, estamos llamados a ser una sola voz para trabajar, pensar y dedicar nuestros esfuerzos en favor de la educación de las niñas y los niños de México, porque en ellos está hoy el presente y el futuro del país, en lo que ellos adquieran por habilidades y conocimiento, que pongan al servicio de la sociedad.

Por eso, debemos de ser, todos, una sola voz, una sola voz trabajando en favor, maestras, maestros, padres de familia, autoridades y sociedad, en su conjunto, para que nuestras niñas y niños tengan asegurada una educación de calidad que sirva al futuro de ellos y al futuro de toda la Nación.

Cómo han cambiado los tiempos en los que para poder obtener algún conocimiento o saber algo de alguna cosa, había que ir a la biblioteca. Hoy, está todo al alcance de un clik, de entrar a algún buscador y poder obtener esa información.

Y, de verdad, ha sido bien relevante cómo el país, a partir de otra reforma, que fue la Reforma en Telecomunicaciones, que no les quiero explicar aquí con toda amplitud, pero fue gracias a otra reforma, que hemos logrado crecer en el acceso, en el uso del Internet y de las telecomunicaciones para más mexicanos.

Pasamos de tener más o menos 41 millones de usuarios de Internet, en 2012, y en sólo cinco años llegamos a 71 millones de usuarios. Es un avance que nos pondría muy cerca de duplicar, prácticamente, el número de usuarios de Internet.

Pero llegamos a un punto, también, complejo: Cómo asegurar que ese acceso se dé no sólo donde hay conectividad, que normalmente las hay en las grandes zonas urbanas, en las poblaciones, o en las comunidades de mayor población.

Y, por eso, pusimos en marcha un proyecto, un programa que se llama Red Compartida, que no significa otra cosa, sino a través del uso de tecnología y del espectro, esto es algo muy sofisticado y tecnológico, pero del espectro del que cuenta el Estado, y que antes estaba dispuesto para la televisión analógica, y para llevar otros servicios a la población, se liberó.

Y eso ahora permite que, a través de ese espacio, de ese espacio donde circula esta banda de conectividad podamos llevar el Internet, poco a poco, a mayor número de habitantes.

La Red Compartida prevé que para el 2024, 92 por ciento de la población, al menos, al menos el 92 por ciento de las y los mexicanos estén conectados a Internet, no importando que vivan en un lugar muy apartado de la geografía nacional, en alguna pequeña comunidad, de las muchas que hay en el país, que están muy dispersas y donde no había conectividad.

Y esa es la brecha que tenemos que cerrar: asegurar que las oportunidades se den por igual para todas y todos los mexicanos.

Y estas dos reformas son centrales para asegurar la educación de calidad que queremos para las niñas y niños de México:

Una Reforma Educativa, repito, que tiene estos tres grandes pilares y, por otro lado, una Reforma en Telecomunicaciones, que permite el acceso de mayor número de participantes, de empresas proveedoras, y de una mayor conectividad, para que todas y todos los niños de México, y todas y todas las familias en nuestro país tengan acceso a este importante servicio que, sin duda, ha sido un factor de cambio, de evolución social trascendental en nuestros tiempos.