Lunes 16 de octubre del 2017

COLUMNA DE LOS PINOS: Enrique Peña Nieto

*Reconocimientos a equipos de búsqueda y rescate

Estoy convencido de que la unidad de los mexicanos y la solidaridad son la gran fortaleza de México, y que el amor por México es la pasión de todos los mexicanos.

Les quiero dejar un testimonio, como presidente de México, de profundo reconocimiento, de profunda gratitud por el trabajo que han realizado. Lo hago en nombre de los miles de personas que resultaron apoyadas.

Por ello entregamos reconocimientos a equipos de búsqueda y rescate que actuaron en distintos sitios del país durante la emergencia provocada por los sismos del pasado mes de septiembre.

Hoy es un México que está de pie, que tiene actitud, que tiene entereza. Estoy convencido de que la unidad de los mexicanos y la solidaridad son la gran fortaleza de México, y que el amor por México es la pasión de todos los mexicanos.

Llamo a reconocer y poner por encima de esta tragedia, del dolor y de la pena, la gran solidaridad que privó entre los mexicanos.

Los jóvenes, a través de las redes sociales, estuvieron dando información de dónde había daños, dónde había personas atrapadas, dónde había que prestar labores de auxilio y de apoyo.

Vimos movilizada a toda una sociedad que fue en apoyo de la población damnificada; a miles de voluntarios que estuvieron dispuestos a trabajar horas enteras para apoyar, para llevar alimentos, para apoyar las cocinas que se instalaron y asegurar la alimentación de aquellas personas que habían resultado damnificadas.

Apoyo internacional

Más de 600 brigadistas internacionales y donaciones llegaron a México de 24 países.

Mexicanos que viven en el exterior, particularmente en los Estados Unidos, se organizaron, tomaron la iniciativa para también acopiar apoyos y hacerlos llegar al país.

Mi mayor agradecimiento a los 24 países que nos mostraron su solidaridad, además de a la Unión Europea y a las Naciones Unidas.

Por las 471 personas que lamentablemente perdieron la vida como consecuencia de estos dos sismos que en este mes de septiembre tuvimos.

Para aquellos héroes anónimos, aquellos que, sin ningún afán protagónico, estuvieron dispuestos a apoyar. Allá afuera hay miles de jóvenes, mujeres y hombres que prestaron sus brazos para apoyar en los momentos más difíciles.

Expreso mi profundo reconocimiento a todos los cuerpos de búsqueda y rescate de distintas organizaciones, de asociaciones civiles, de Cruz Roja Mexicana, y a todas las entidades gubernamentales.

Sin duda el esfuerzo y presencia de nuestro Ejército Mexicano, de la Marina Armada de México, de la Policía Federal, de todas las entidades, porque en esta tarea, al final de cuentas, nunca pretendimos ningún afán protagónico, ni quién hacía más, sino la convocatoria fue sólo una: ayudar, prestar apoyo a quien lo estaba necesitando.

Reconstrucción

Lo más importante en este momento es asegurar que las familias que perdieron sus viviendas, sus casas, puedan muy pronto tener un nuevo espacio, un lugar donde regresar a vivir.

Ya inició esta labor, la reconstrucción de escuelas, clínicas y hospitales, y la reconstrucción de lo que es el patrimonio cultural.

Hoy nos encontramos ya en la etapa de la reconstrucción, y así como trabajamos en estrecha coordinación entre las distintas autoridades federales, estatales y municipales, lo mismo estamos haciendo para llevar a cabo la labor de reconstrucción.