Jueves 09 de noviembre del 2017

COLUMNA DE LOS PINOS: Enrique Peña Nieto

*Dinero público y privado para reconstrucción son independientes

Los mayores aportantes para la ayuda que se está desplegando son los mexicanos y los recursos que el Gobierno de la República está desplegando provienen de los contribuyentes a las finanzas públicas del país.

El Gobierno está destinando recursos en lo que hace a su responsabilidad; recursos que provienen de los contribuyentes a las finanzas públicas del país, provienen de la población, de quienes responsablemente pagan sus impuestos. Eso, permite que el Gobierno esté en la capacidad de destinar recursos de esta magnitud, de esta cuantía, para la reconstrucción.

En todas las entidades afectadas por los sismos, resultaron con daños 184 mil viviendas, casi 14 mil comercios y casi 16 mil escuelas con distintos tipos de afectaciones. Del patrimonio cultural, mil 821 edificios e iglesias, 175 unidades médicas y hospitales, y 140 carreteras.

Se requiere de una inversión del orden de 48 mil millones de pesos, de los cuales una décima parte de esos recursos provendrán del sector privado.

El Gobierno de la República dará orientación de hacia dónde dirigir esos recursos con el fin de evitar duplicidades.

La suma de esfuerzos es lo que está permitiendo realmente que el país esté nuevamente de pie, sobre todo en las zonas afectadas del Sur y Centro del país.

Transparencia

El Gobierno de la República será absolutamente transparente en la forma en que está ejerciendo los recursos que ha dispuesto para esta tarea de reconstrucción. Están abiertos, expuestos y exhibidos en una página de transparencia puntualmente; cualquiera la puede consultar.

Está dispuesto en la Ley que, dentro de la propia página de Transparencia de los recursos que el Gobierno de la República está disponiendo, y que se enriquece con las aportaciones de los estados, estarán también los recursos que el sector privado ha venido recaudando y está reportando al Sistema de Administración Tributaria.

Hay que dejar en claro que no hay una mezcla de recursos. Despejemos esa duda: no estamos sumando los recursos privados a los recursos públicos que el Gobierno está disponiendo, cada quien los está administrando.

Bancarizando a la población

Uno de los retos más importantes, por cuanto a reconstrucción de vivienda se refiere, fue la definición del mecanismo de pago y la forma de hacerlo efectivo, lo que implicó abrir una cuenta de ahorro, acompañada de una tarjeta de débito, para que ésta se tradujera en materiales, y en recursos de los que las familias pudieran echar mano.

Se han entregado apoyos para reconstrucción de vivienda, solamente en Chiapas y Oaxaca, a más de 73 mil familias damnificadas.

En este mismo mes se estarán entregando las tarjetas en las otras entidades afectadas.

Avances

Más de seis millones de personas vieron suspendidos los servicios de electricidad y el suministro de agua potable a consecuencia de los sismos.

A dos meses de distancia el servicio de energía eléctrica se ha restablecido al cien por ciento y el servicio de agua cuenta con un avance del 99.8 por ciento.

Se ha restablecido la circulación en todas las carreteras afectadas. Está en operación el 98 por ciento de las unidades médicas. Se están rehabilitando hospitales que sufrieron daños parciales, y la mayoría de los que sufrieron daños mayores.

Los apoyos están llegando. A donde todavía no se han entregado tarjetas estarán por llegar, porque esto ha implicado un esfuerzo y un gran despliegue para hacer los censos correspondientes. Pero, al final de cuentas, las personas damnificadas, todas podría yo afirmar, han tenido atención en su emergencia, han estado apoyadas, se les ha respaldado para que tengan albergue, para que tengan alimentación y no queden en el desamparo.