Viernes 09 de febrero del 2018

SONORA Y LA CDMX SE QUEDAN SIN UN REPRESENTANTE EN EL CONGRESO POR AMBICIÓN DE SUS LEGISLADORES

La senadora priísta Anabel Acosta Islas, de Sonora, era suplente de la propietaria del escaño en la 62 y esta 63 Legislatura Claudia Artemiza Pavlovich Arellano, quien solicitó licencia hace un par de años para participar en las elecciones por de esa entidad que ganó y ahora es gobernadora…

Ricardo Ursúa Rivera, era suplente plurinominal de Raúl Cervantes Andrade, también del PRI y representaba a su partido en la CDMX... Bueno, pues esto no tuviera la mayor importancia, de no ser porque evidencian que su ambición por no quedar fuera del reparto de los “huesos” políticos que reditúan jugosos salarios y millonarias prestaciones, deja a sus respectivos estados y partidos sin un representante en el Congreso federal… Y si usted, grilloso lector, nos dice que en esta Legislatura más de cien “representantes del pueblo” han abandonado su escaño y curul, le respondemos que tiene toda la razón, pero en el caso de Anabel y Ricardo resulta más que reprobable, porque, al ser suplentes, les importó un bledo dejar a sus respectivos estados sin un representante en el Congreso de la Unión... ¿No es reprobable esta ambiciosa actitud de los políticos?...