Viernes 16 de febrero del 2018

NI EL “YA SABEN CON QUIEN”, NI EL “YO MERO” Y TAMPOCO EL “HOMBRE ARAÑA”, SE IMAGINAN EL DESPRESTIGIO QUE ARRASTRÁN

Jura y perjura que solo él puede acabar totalmente con la corrupción en todos los niveles del país y que es políticamente indestructible…

Jura y perjura que no posee fortuna alguna y a veces ni para el taxi tiene, al tiempo que enseña su cartera con apenas 200 pesos como su capital rutinario… ¡Hay, pobrecito!... Y por otro lado, jura y perjura que si llega a Palacio Nacional otorgará amnistía a los sanguinarios delincuentes que tienen en vilo al país… Jura y perjura que perdonará a sus más acérrimos enemigos políticos, empezando por el ex presidente Carlos Salinas de Gortari… Y para aterrizar su asombrosa cantaleta política, se dice que es honesto a más no poder y que si gana las Presidencia de la República, no permitirá a ninguno de sus colaboradores que se llenen las bolsas de dinero público… Esto es lo que se escucha comentar cada vez con mayor frecuencia entre los reporteros que cubren las campañas presidenciales, quienes además se preguntan si de veras vigilará con lupa a políticos que no encajan con ese ropaje de honestidad, como los multimillonarios Ricardo Monreal Ávila y Marcelo Ebrard Casaubón, solo por mencionar a los más emblemáticos del clan que está rodeando al candidato presidencial… ¿De quién hablamos?... Le atinó, de un personaje ficticio que todos los días, desde hace 12 años, deambula por el país pidiendo el voto ciudadano… Y claro que es ficticio, porque ¿acaso hay alguien en México con esas contrastantes, incrédulas e incongruentes posiciones?... Bueno, ni el “ya saben con quien”, ni el “yo mero” y tampoco el “hombre araña”, se pueden imaginar lo desprestigiados que están entre el pueblo… ¿O alguien lo duda?...