Viernes 12 de mayo del 2017

Coordinados por la UNAM, México cuenta con dos geoparques reconocidos por la UNESCO

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) notificó la incorporación de los geoparques Comarca Minera, en Hidalgo, y Mixteca Alta, en Oaxaca, a la Red Mundial de Geoparques. La Universidad Nacional, a través de los institutos de Geografía (IGg) y Geofísica (IGf), asesora, impulsa y coordina ambos proyectos. Así, México se suma a la lista de los 35 países que cuentan con al menos uno de esos sitios.

Después de una evaluación exhaustiva por parte del organismo internacional, los geoparques mexicanos se convierten en dos de los cuatro que existen en América Latina, y dos de los seis de todo el continente (dos en Canadá, uno en Brasil y otro en Uruguay).

Se trata de territorios definidos, con una superficie apta para permitir el desarrollo económico local, y que poseen enclaves representativos no sólo por su patrimonio geológico (geositios) y paleontológico, sino también por su interés arqueológico, ecológico, histórico y cultural.

Comarca Minera

En conferencia de medios, Carles Canet Miquel, secretario académico del IGf, refirió que es el caso de la Comarca Minera, una región histórica de Hidalgo donde se ubicaba el distrito minero Pachuca-Real del Monte, que durante 400 años fue el más productivo del mundo.

Es una zona con gran bio y geodiversidad, con yacimientos de obsidiana que fueron los más importantes de Mesoamérica y le dieron poderío militar a toltecas, teotihuacanos y mexicas. Hoy la zona ocupa uno de los primeros sitios a escala nacional en turismo de fin de semana, relacionado con balnearios, haciendas y pueblos mágicos. Para el geoparque, el municipio central es Huasca de Ocampo, y con la incorporación de la UNESCO se espera una redistribución de los visitantes e involucrar a más ejidos y comunidades, así como un incremento de turistas internacionales, indicó el científico.

Los geoparques tienen entre sus ejes la comunicación y la educación. En este caso se han seguido estrategias como el involucramiento de las escuelas de los nueve municipios de la zona y el uso de redes sociales para promocionar la prevención y concientizar sobre los riesgos por fenómenos geológicos.

Las acciones emprendidas han conducido al éxito del proyecto, que no se sustenta sólo por el patrimonio que se presenta y se preserva, sino que hay detrás una actividad social, aclaró Canet.

Mixteca Alta

En tanto, José Luis Palacio Prieto, investigador y exdirector del IGg, señaló que la Mixteca Alta es una región del oeste de Oaxaca que comprende nueve municipios –aunque la superficie es de sólo 415 kilómetros cuadrados–, donde las autoridades se rigen por usos y costumbres. El municipio sede del geoparque es Santo Domingo Yanhuitlán.

Se trata de un área indígena de alta marginación, afectada por una intensa erosión y degradación de recursos que, no obstante, ha tenido un lado positivo al convertirse en un medio educativo. También se cuenta con bio y geodiversidad, así como arqueología y patrimonio arquitectónico.

Aquí hay un proyecto educativo enfocado a alumnos de todos los niveles; asimismo, se cuenta con guías locales capacitados y presencia en redes sociales, además de una relación con artesanos y artistas que usan materiales geológicos para mostrarlos a los visitantes. En este caso se rescatan técnicas milenarias que se estaba perdiendo.

También posee una intención de gestión de recursos en apoyo de las comunidades locales, con mayor impacto en aquellas deprimidas, precisó. Se espera un incremento en el número de visitantes, que podrán convivir y conocer mejor a estas poblaciones.

Estos planes son en beneficio de la colectividad y deben fraguarse de abajo hacia arriba; de ese modo, la participación de la población y de las autoridades ha sido definitiva. Queremos aumentar la oferta turística para favorecer a la gente, destacó Palacio.

El universitario destacó que el éxito de ambos proyectos llevó muchos años de trabajo, y “estamos orgullosos de que la UNAM haya participado en los dos. Esta denominación es tan importante como cualquier otra de patrimonio que haya hecho la UNESCO”.

La permanencia en la Red de Geoparques de la organización está condicionada a pasar una evaluación cada cuatro años, finalizó Canet.

Más artículos

Desarrollan en la UNAM prototipo para detectar similitud de oraciones en textos diferentes
Obtiene universitario premio Weizmann 2016 en ciencias exactas
Descubren investigadores de la UNAM propiedad bactericida y citotóxica del veneno de alacrán