Sábado 5 de agosto del 2017

Mención honorífica para México en Olimpiada Internacional de Biología

Diseccionar una larva, extraer sus órganos y tejidos, y realizar pruebas con ellos, como introducir medicamento al corazón, por ejemplo, para observar los efectos en su ritmo cardiaco, fue parte de los exámenes prácticos que resolvieron los participantes en la XXVIII Olimpiada Internacional de Biología (IBO, sus siglas en inglés), entre ellos los del equipo mexicano.

El jalisciense José Eduardo Castillo Vera, uno de los cuatro integrantes de la delegación mexicana, obtuvo una mención honorífica en el certamen que tuvo lugar en la ciudad de Coventry, Inglaterra, del 23 al 30 de julio, resultado de una “gran experiencia que nunca olvidaré”, dice el estudiante próximo a ingresar a la universidad.

A sus 18 años, Castillo considera que la competencia ha sido única en enseñanzas, “me ha ayudado a mejorar mi capacidad personal y académica. Me deja el interés por el estudio, la ciencia, pero también por conocer a más personas, relacionarme con ellas y llevar a cabo acciones en beneficio de las personas”.

Castillo Vera comenta en entrevista con la Academia Mexicana de Ciencias, organizadora de la Olimpiada Nacional de Biología, que le sorprendió la capacidad de los jóvenes con los que compitió, estudiantes preuniversitarios de 68 países más, y que el concurso y la convivencia le permitió reflexionar sobre las posibilidades que tiene nuestro país de tener un mejor futuro si trabaja en sus fortalezas, y hacer de sus debilidades nicho de oportunidades.

Sobre el concurso de ciencia, el estudiante explicó que además del examen teórico, los 280 participantes presentaron tres exámenes prácticos sobre botánica, desarrollo y bioquímica.

En el de botánica los jóvenes analizaron varios tejidos vegetales para determinar de qué tipo de planta se trataba; también observaron raíces y mediante una manipulación práctica en laboratorio obtuvieron semillas para definir el tipo de embrión. En este examen también examinaron varios tipos de flores para encontrar a qué orden pertenecían y describieron su fórmula floral (expresar con símbolos todas sus partes), etcétera.

En la prueba bioquímica utilizaron el espectrofotómetro e hicieron varias mediciones para determinar algunas características de diferentes muestras de sangre. Y en el examen de desarrollo diseccionaron una larva; es decir, “los exámenes fueron exhaustivos y con alto grado de dificultad al momento de manipular el equipo de laboratorio”, explica.

Aunque Castillo Vera está en trámites para estudiar Mecatrónica en Guadalajara, ya piensa en participar en el Verano de la Investigación Científica —programa de la Academia Mexicana de Ciencias— el próximo año y “una vez que termine mi carrera y estudie mi posgrado me gustaría hacer algo relacionado con las ciencias biológicas”.

Este estudiante reconocido con mención honorífica mandó un mensaje a otros jóvenes “que no se han dado la oportunidad de participar en este tipo de certámenes”, para que “pierdan el miedo, es muy común escuchar que a los mexicanos no les va bien en competencias internacionales y que es difícil lograr medallas, pero deberían perder el miedo e intentarlo, vale la pena porque es a cambio de una experiencia única y quizá no haya otra igual en sus vidas”.

Los integrantes del equipo que representaron a México fueron: la sonorense Gladys Serna Villaescusa, el michoacano Arturo García Cerrillo y el jalisciense, Samuel Alexander Salas Parra, quienes superaron satisfactoriamente el periodo de preparación y selección.

La primera asistencia de nuestro país a la Olimpiada Internacional de Biología fue en 1999 y tras 18 años México ha conseguido una medalla de oro, tres de plata, 20 de bronce y una mención honorífica.

Un equipo mexicano participará en la XI Olimpiada Iberoamericana de Biología (OIAB 2017) que se celebrará en Portugal, entre el 11 y 15 de septiembre de 2017, la cual contará con la asistencia de 21 países: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, Puerto Rico, Uruguay y Venezuela.

Más artículos

Inicia XXVII verano de la investigación científica de la AMC
Anuncian difusión de datos inéditos sobre construcción de CU
El Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM cumple 50 años