Jueves 27 de julio del 2017

EndoViS, novedoso simulador para el entrenamiento en cirugía laparoscópica

La cirugía laparoscópica se ha convertido en un procedimiento quirúrgico rutinario, por lo que el entrenamiento y la certificación de las habilidades y destrezas laparoscópicas es una de las preocupaciones de los programas de residencia quirúrgica, señaló Fernando Pérez Escamirosa, del Departamento de Cirugía de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Y para atender esta situación, en algunos hospitales y centros de salud de todo el mundo se han incorporado simuladores físicos o virtuales para la formación de sus residentes y futuros cirujanos.

Al ser una técnica de mínima invasión —se realiza a través de pequeñas incisiones en la pared abdominal, que permiten el ingreso de los instrumentos largos y delgados a la anatomía interna del paciente— la cirugía laparoscópica conlleva menor dolor postoperatorio, una estancia hospitalaria corta y una recuperación rápida para el paciente.

De acuerdo con Fernando Pérez, la cirugía laparoscópica se ha convertido en un procedimiento común dentro de una variedad de especialidades quirúrgicas, como la cirugía general, la ginecología y la urología, por lo que es necesario que el cirujano desarrolle habilidades y destrezas psicomotoras diferentes a las que implica una cirugía abierta convencional.

Ante este escenario los simuladores son una opción para la práctica y el entrenamiento bajo un ambiente seguro antes de ingresar al quirófano, ya que también permiten obtener información acerca de los movimientos que realiza cada cirujano con el instrumental laparoscópico.

En su tesis de doctorado Pérez Escamirosa trabajó en el diseño, desarrollo y validación de un simulador quirúrgico laparoscópico para el entrenamiento y la evaluación de las habilidades psicomotoras y destrezas quirúrgicas de los cirujanos: EndoViS (Endoscopic orthogonal Video System), un simulador basado en un sistema de captura y registro de las maniobras que realiza el cirujano con el instrumental laparoscópico.

“EndoViS emplea un sistema de seguimiento en video que permite la captura y el registro de los movimientos tridimensionales (3D) de los instrumentos laparoscópicos”, explicó el joven científico.

La investigación de Pérez Escamirosa estuvo bajo la dirección del doctor Arturo Minor Martínez, del Departamento de Ingeniería Eléctrica del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav). Y uno de los aspectos que evaluó en el trabajo fue que el ambiente de simulación reprodujera las características de la cavidad abdominal del paciente, el cual sirve de herramienta para desarrollar la habilidad de la coordinación mano-ojo, así como la validación clínica del simulador laparoscópico EndoViS.

Para lograr esta destreza, se integró un grupo de 35 participantes para el estudio —pertenecientes al Departamento de Cirugía Pediátrica del Hospital Infantil de México Federico Gómez de la Ciudad de México— que fueron divididos en tres grupos de acuerdo con su experiencia quirúrgica laparoscópica (novatos, intermedios y expertos) y completaron cuatro tareas de habilidad laparoscópica en el simulador: transferencia de objetos, liga, corte de un patrón circular y sutura con nudo intracorpóreo.

Debido a que EndoViS identifica y registra la actividad de cada uno de los instrumentos laparoscópicos (izquierdo y derecho), se puede realizar un análisis matemático del desempeño y de la eficiencia de los movimientos cuando el usuario practica en el simulador.

Fernando Pérez explicó que los resultados obtenidos durante la validación del simulador quirúrgico laparoscópico EndoViS mostraron que es una herramienta útil para el entrenamiento de las habilidades laparoscópicas básicas, entre ellas, la coordinación mano-ojo y la percepción de la profundidad. “En el protocolo experimental, el simulador EndoViS fue capaz de discriminar el desempeño de los cirujanos con distintos niveles de experiencia laparoscópica: inicial, intermedio y experto”.

Entre las ventajas del desarrollo de Pérez Escamirosa, están que incorpora las ventajas de la tecnología de análisis de movimiento con los beneficios de los simuladores laparoscópicos tradicionales (como el uso de instrumental físico), lo que permite un ambiente más realista.

“Debido al bajo costo, en comparación con otros simuladores comerciales y a la portabilidad que ofrece el sistema, EndoViS tiene potencial para ser parte de los programas de formación, certificación y recertificación de los futuros cirujanos en la especialidad laparoscópica. Espero que pueda ser utilizado formalmente en algún hospital o institución de salud en nuestro país”.

Por este trabajo a nivel de doctorado, Fernando Pérez Escamirosa recibió el Premio Weizmann 2016, en el área de Ingeniería y Tecnología, que otorgan la Academia Mexicana de Ciencias (AMC) y la Asociación Mexicana de Amigos del Instituto Weizmann de Ciencias.

Más artículos

Inicia XXVII verano de la investigación científica de la AMC
Anuncian difusión de datos inéditos sobre construcción de CU
El Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM cumple 50 años