Jueves 30 de noviembre del 2017

Científicos buscan alianzas estratégicas para temas transfronterizos

Científicos mexicanos y estadounidenses se encontraron hoy con legisladores en la sede del Senado de la República para tratar el tema de zonas áridas que comparten estos dos países y buscar alianzas estratégicas en la solución de problemas en este y otros temas transfronterizos.

Antes de iniciar la reunión-desayuno, los integrantes del Comité de Ciencias de la Sostenibilidad en las Zonas Áridas México-Estados Unidos, que trabajaron ayer en la sala de la Comisión de Ciencia y Tecnología del Senado, explicaron los objetivos de su trabajo y los planes de colaboración bilateral a corto y mediano plazo.

“Esto es importante porque la frontera es donde más se sienten los efectos de la relación bilateral entre México y Estados Unidos. La población acentuada en esta franja reciente las decisiones de los gobiernos de estos dos países”, sostuvo en entrevista Héctor David Flores Ávalos, presidente de la Comisión de Asuntos Fronterizos Norte.

Por ello, el legislador consideró importante que especialistas de ambas naciones trabajen en el tema de cambio climático para esta zona, pues con esto se demuestra que la relación México- Estados Unidos es larga y no ha dejado de ser profunda y vasta.

La senadora Silvia Garza, de la Comisión Especial del Cambio Climático señaló que encuentros de este tipo son de importancia, ya que gran parte del país tiene ecosistemas inmersos en las zonas áridas: “En la frontera entre México y Estados Unidos confluyen más de 3 mil kilómetros que son una zona árida”.

Opinó, por tanto, que las reuniones con científicos les ofrecen una guía para poder identificar lo que se tiene que hacer para resolver las problemáticas de estas zonas y poder llegar a buen puerto, lo que significa lograr cambios en las leyes, proteger y conservar el ambiente desde el punto de vista de la sostenibilidad.

La senadora por el estado de Coahuila añadió que el fenómeno de cambio climático es el más grande reto que enfrenta la humanidad porque impacta en diversos aspectos, por ejemplo, en el cambio en el pH del mar o la sequía que trae estragos terribles para muchas de las personas viven en esas áreas. “Me da mucho gusto haber tenido esta reunión y justo lo que tenemos que hacer para lograr conservar los recursos naturales que sostienen la vida; agua y aire limpios, suelos fértiles, es trabajar en alianzas estratégicas para la transformación de nuestras leyes”.

Durante su participación en el diálogo con especialistas y senadores, José Luis Morán López, presidente de la Academia Mexicana de Ciencias, resaltó que en la asociación que representa “hemos estado preocupados por los temas de carácter esencial para nuestro país, y los desiertos son parte de nuestro territorio, así que la iniciativa de reunir expertos para discutir acerca de algunos proyectos de colaboración y buscar puntos de contacto, además de los que ya existen, es fundamental”.

Morán López expuso que a través de este tipo de sesiones se busca promover un acercamiento para mejorar las condiciones de vida de las personas que viven en estas zonas áridas.

A casi tres años de colaboración entre socios mexicanos y estadounidenses enfocados en las zonas áridas, los principales desafíos que se enfrentan son el cambio climático y problemas derivados del ámbito social y ecológico, por lo que esta iniciativa tiene como principal fin tratar de aprovechar el conocimiento de los científicos de ambos países en el diagnóstico de la problemática y en discutir el conocimiento con el que ya se cuenta, coincidió.

Las reuniones de trabajo realizadas ayer y hoy en el Senado entre las Academias de México y Estados Unidos darán paso a una reunión binacional en ciencias de la sostenibilidad en zonas áridas en 2018.

Otro de los senadores que asistieron al encuentro fue Juan Carlos Romero Hicks, presidente de la Comisión de Educación y secretario de la Comisión de Ciencia y Tecnología.