Viernes 02 de marzo del 2018

COLUMNA DE LA CORTE: Inexistencia de actos anticipados de campaña en declaraciones

La Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) resolvió cuatro casos en los que se alegaban supuestos actos anticipados de campaña realizados por los entonces precandidatos de diversos partidos. En los cuatro casos se determinó la inexistencia de violaciones a la normatividad, al considerar que todos contenían expresiones genéricas e iban dirigidos a partidos políticos y que no se acreditó uso de recursos públicos.

El SUP-JRC-10/2018 derivó de la impugnación presentada por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) en contra de la resolución del Tribunal Electoral de la Ciudad de México que declaró inexistentes las infracciones atribuidas a Claudia Sheinbaum Pardo, Ricardo Monreal Ávila, Martí Batres Guadarrama y Mario Martín Delgado Carrillo, por supuestos actos anticipados de campaña, promoción personalizada y uso de recursos públicos, así como por la presunta contratación de tiempo en radio y televisión, derivado de su participación en cuatro entrevistas y/o debates.

El partido recurrente sostenía que el tribunal local no analizó en su contexto las participaciones de los militantes de Morena, por lo que no advirtió las solicitudes del voto que habían realizado y que derivaron en posicionamiento indebido de Claudia Scheinbaum como precandidata a la jefatura de gobierno.

La Sala Superior no acogió los alegatos del PRD, pues el examen de la sentencia reveló que el tribunal responsable realizó un estudio exhaustivo de la argumentación y material probatorio presentado por el partido. En este sentido, subrayó que el partido actor no presentó argumentos que combatieran de manera efectiva los razonamientos que sustentaron la sentencia impugnada.

El SUP-REP-20/2018, a su vez, deriva de una demanda interpuesta por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en contra de la sentencia emitida por la Sala Regional Especializada (SRE), que determinó la inexistencia de las infracciones atribuidas a los partidos Acción Nacional (PAN), PRD y Movimiento Ciudadano (MC), por el supuesto uso indebido de la pauta y actos anticipados de campaña, derivados de la difusión de diversos promocionales en radio y TV en los procesos electorales locales.

La SRE había concluido que, en caso de los promocionales que contenían las frases “Porque cuando estamos juntos somos invencibles” y “Vamos a cambiar la historia”, no se advertía un llamado expreso a votar a favor o en contra de un partido político o candidato determinado; puesto que no se usaron frases que directamente pidan el apoyo electoral hacia una fuerza política o inciten al rechazo respecto de alguna otra. Asimismo, sostuvo que su difusión dentro de la pauta local fue legal, puesto que contenían mensajes genéricos que no implicaban el posicionamiento electoral de algún partido o de un candidato. El partido recurrente impugnó estas consideraciones, argumentando que la SRE había realizado una interpretación indebida, tomando en cuenta únicamente el contenido de los promocionales denunciados, sin advertir las posibles consecuencias de su difusión y con ello se transgrede el principio de equidad en la contienda electoral.

En su resolución, la Sala Superior compartió la argumentación de la SRE, señalando que la Sala Responsable estuvo en lo correcto al concluir que las conductas denunciadas -uso indebido de la pauta y actos anticipados de precampaña y campaña-, resultaron inexistentes. También sostuvo que es lícito que un partido, en sus mensajes, aluda a temas de interés general que son materia de debate público, pues tal proceder está protegido por el derecho de libertad de expresión. En este sentido, indicó que, fuera de las etapas de precampaña y campaña, los partidos políticos deben utilizar sus prerrogativas de acceso a la radio y televisión para difundir de forma exclusiva mensajes de propaganda política en los que se presente la ideología del partido, con la finalidad de crear, transformar o confirmar opiniones a favor de ideas y creencias, o estimular determinadas conductas políticas.