Martes 15 de agosto del 2017

GRILLA EN EL PODER: Miguel Anguiano

*Tibias críticas de Peña Nieto

*Reproche a los priístas corruptos

*¿Quién pervirtió a las instituciones?

En la 23 Asamblea Nacional Ordinaria del PRI, celebrada el sábado pasado en el Palacio de los Deportes en la Ciudad de México, el presidente Enrique Peña Nieto no se anduvo por las ramas.

No solo criticó a los demás partidos, sino que aprovechó para anunciar, advertir o simular, (solo el tiempo confirmará algo de esto último), que en el PRI ya no caben los corruptos y que serán castigados quienes se robaron el dinero público.

Aunque el inquilino de Los Pinos no lo dijo de esta manera, sí lo dio a entender y si no, cuestión de reflexionar y descifrar las siguientes palabras con las que ocultó un mensaje que debió haber sido totalmente directo, claro y mucho más contundente para que el pueblo le creyera.

“Mientras el PRI asume con valor y visión un mejor futuro para México, hay quienes pretenden regresar al pasado, pues le apuestan al caudillismo y a la división entre los mexicanos”.

¿A quién se refirió Peña Nieto con esas palabras?, pues al propietario del partido MoReNa, Andrés Manuel López Obrador.

“Hay casos de ilegalidad de algunos integrantes de nuestro partido que dieron pie para que otros nos denostaran. Quienes han traicionado la confianza de la gente y nuestro partido, deberán enfrentar las consecuencias de sus actos y así está sucediendo. Hemos actuado sin contemplaciones ante quienes han violado la ley, pero la tarea sigue siendo atacar la impunidad”.

¿A quiénes se refirió Peña Nieto con esas palabras?, pues a los odiados ex gobernadores ya en prisión Javier Duarte de Ochoa, Roberto Borges Angulo y a César Duarte Jáquez, a quienes en los albores de su sexenio ensalzó y puso de ejemplo de honradez y líderes de las nuevas generaciones priístas.

“Mientras el PRI confirma su capacidad para dar resultados, otros por su falta de experiencia y sus conocidos fracasos de gobierno disimulan su impericia con estridencias e incongruencias”.

¿A quiénes se refirió Peña Nieto con esas palabras?, pues a los ex presidentes panistas Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa, cuyos adoradores le están tupiendo con duras críticas un día y otro también, por lo que consideran fracaso de la economía y brutal saqueo de las finanzas públicas.

“Mientras que nuestro partido reafirma su compromiso con las causas de México, otros han optado por abandonar sus ideales y prefieren negociar posiciones antes de defender convicciones”.

¿A quiénes se refirió Peña Nieto con esas palabras, pues a los tránsfugas detractores del PRD que están dejando ese partido para pasarse a MoReNa para seguir posicionados en busca del “hueso” que les permita seguir viviendo de la nómina de gobiernos o parlamento.

Además, Peña Nieto aprovechó ese encuentro con sus huestes tricolores para reseñar la historia de las instituciones mexicanas y recordar que fue su partido quien las creó, pero se cuidó de no soltar alguna línea de reconocimiento que también fue el PRI quien pervirtió esas instituciones sociales con brutales saqueos y a casi todas las convirtió en históricas fuentes de enriquecimiento de funcionarios de todos los niveles.

Al final de cuentas fue un discurso bañado de demagogia, insulso y poco esperanzador para las mujeres y jóvenes de su partido. Y si no, ya se verá en las elecciones federales del próximo año. Migue522003@yahoo.com.mx grillaenelpoder@yahoo.com.mx

Más artículos

Golondrinas en el alambre
Un frente anti AMLO
El PT recibe dinero de China